Ecuador. Viernes 2 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

CREO denuncia que oficialismo quiere evitar la candidatura de Guillermo Lasso

Guillermo Lasso, pre-cadidato presidencial de Creo.

El bloque legislativo del movimiento CREO, principal fuerza de oposición en el Parlamento de Ecuador, denunció hoy los supuestos intentos del oficialismo para impedir que su líder, Guillermo Lasso, inscriba su candidatura a la presidencia del país en las elecciones de febrero de 2017.

Publicidad

El jefe del grupo parlamentario, Patricio Donoso, dijo que prueba de ello es la audiencia a la que deberá acudir Lasso este jueves para responder ante una demanda presentada contra él por el secretario nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, René Ramírez.

Ramírez interpuso el 14 de julio la acción legal en la que acusa a Lasso de afectar la honra de su esposa, Analia Minteguiaga, por afirmar que recibió una doble remuneración por su trabajo en el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), según publicaron entonces medios locales.

Donoso, en una conferencia de prensa, subrayó que esa denuncia se suma a la reciente condena al vicealcalde de Quito, Eduardo del Pozo, del mismo movimiento político, por unas declaraciones en descrédito del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y a otra demanda presentada contra el presidente de esa fuerza política, César Monge.

La audiencia contra Lasso se celebrará “a pocos días” de la inscripción de su candidatura a la Presidencia de la República, según Donoso, quien remarcó que se trata del aspirante con más opciones para derrotar al oficialismo y convertirse en el próximo presidente del país.

Se le acusa “por opinar diferente” y por “hacerse eco” de una información publicada por la Fundación 1.000 Hojas, acerca del caso de la esposa de Ramírez, comentó el legislador.

“Se quiere acallar la voz de la oposición” y “amedrentar a Guillermo Lasso”, señaló al calificar esa acción de “absolutamente intolerable” y “repudiable”.

Además, indicó que con ello se pretende también tender “una cortina” para tapar “el catastrófico manejo” económico del Gobierno y evitar que se conozca la situación de “desempleo, hambre y desesperación” que, según él, atraviesa “la familia ecuatoriana”.

Por su parte, el presidente Correa, en un diálogo con periodistas en la ciudad portuaria de Guayaquil, reprochó la actitud de Lasso por no haber reconocido que la denuncia contra la esposa de Ramírez no tiene fundamento y se basa en una información falsa.

“En lugar de pedir disculpas” y reconocer que “se equivocó”, Lasso pretende mantener su posición y “victimizarse” como perseguido político, replicó Correa.

El mandatario pidió al exbanquero que “inaugure la decencia” en su quehacer político y reconozca que se equivocó.

Para Correa, ese tipo de actitud podría responder al temor de la oposición de derechas sobre las tendencias electorales de cara a los comicios presidenciales y legislativos de febrero próximo.

El mandatario dijo que, según sondeos que conoce, el oficialismo mantiene entre el 62 y 63 por ciento de apoyo popular, lo que le aseguraría a su movimiento (Alianza País) la victoria electoral para la Presidencia en una sola vuelta de votaciones.

Correa, que no se presentará a la reelección, dijo que su movimiento definirá al candidato presidencial en una próxima convención de Alianza País, aunque de momento se han mencionado a figuras como el exvicepresidente Lenin Moreno y al actual vicepresidente, Jorge Glas.

Según el mandatario, los grupos críticos a su gestión pretenderían ganar los comicios parlamentarios para alcanzar una eventual mayoría en la Asamblea Nacional.

“La estrategia de la oposición es tratar de ganarnos la Asamblea” para desde allí intentar “repetir un Brasil”, señaló el mandatario, quien ha insistido en que la destitución de la expresidenta brasileña Dilma Roussef fue un “golpe parlamentario”.

Los golpes de Estado en la actualidad no se operan a través de “cuartelazos” militares, sino con “congresasos” o maniobras políticas desde el Parlamento, afirmó Correa. EFE (I)

Publicidad