Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ecuador guarda silencio tras denuncia de que quitó el internet a Assange

El fundador de WikiLeaks Julian Assange en una conferencia en Berlín el 4 de octubre del 2016. (AP Photo/Markus Schreiber)

PARIS (AP) — En medio de una serie de revelaciones perjudiciales para la candidata presidencial estadounidense Hillary Clinton, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dice que sus anfitriones en la embajada ecuatoriana en Londres le quitaron repentinamente el acceso al internet. La noticia suma un nuevo elemento de misterio a una campaña extraordinaria.

Publicidad

“Podemos confirmar que Ecuador cortó el acceso de Assange al internet el sábado a las 5 pm GMT, poco después de la publicación de los (discursos) de Clinton para Goldman Sachs”, dijo el grupo en un mensaje tuiteado el lunes por la noche.

Ante el mutismo tanto de WikiLeaks como de las autoridades ecuatorianas acerca del incidente, solo restaba especular acerca de lo que sucedía tras las puertas cerradas de la embajada en el número 3 de Hans Crescent, un edificio con fachada de estuco que ha sido el hogar de Assange desde hace más de cuatro años.

¿Han perdido la paciencia los diplomáticos ecuatorianos con su huésped australiano? ¿Habrán cedido a presiones de Washington para amordazar al ex ciberpirata después que las últimas revelaciones colmaron la medida? ¿Se habrá producido otro tipo de enfrentamiento?

WikiLeaks dijo sin entrar en detalles que estaba aplicando “planes de contingencia” y que su cuenta de Twitter seguía activa. El lunes difundió una cantidad de emails de John Podesta, un asesor senior de Clinton, lo cual indica que por el momento el grupo conserva intacta su capacidad de publicar. Fue la 10ma entrega de una serie de filtraciones que han puesto al descubierto el funcionamiento del círculo íntimo de Clinton y publicado pasajes de sus conferencias bien remuneradas para el banco de inversiones Goldman Sachs.

Las empleadas de WikiLeaks Kristinn Hrafnsson y Sarah Harrison no respondieron a los pedidos reiterados de declaraciones. Una mujer que atendió el teléfono en la embajada ecuatoriana dijo que no estaba autorizada a hablar. El canciller ecuatoriano Guillaume Long, consultado por la Associated Press al margen de una conferencia de la ONU en Quito el lunes se negó a hacer declaraciones sobre Assange. Su oficina dijo luego en un lacónico comunicado que “la protección del Estado ecuatoriano subsistirá mientras concurran las circunstancias que motivaron la concesión de dicho asilo”.

El comunicado no menciona el acceso de Assange al internet.

___

Por RAPHAEL SATTER, Associated Press. El periodista de The Associated Press Gonzalo Solano contribuyó a este despacho desde Quito, Ecuador.

Publicidad