Ecuador. Miércoles 28 de Junio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alianza PAIS celebra en las calles la victoria de Lenín Moreno

Foto difundida por @el_telegrafo

Cientos de seguidores respondieron ayer al llamado del movimiento oficialista Alianza País (AP, izquierda) a participar en la “Caravana de la victoria” para festejar el triunfo de su candidato, Lenín Moreno, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 2 de abril.


Publicidad

Convocada por redes sociales para las 16.00 (21.00 GMT), dos grupos de simpatizantes salieron desde el norte y el centro-sur de Quito para confluir en la sede principal del movimiento, en un acomodado barrio del norte de la capital.

En automóviles particulares y autobuses fueron llegando al edificio, vestido con una gran bandera de Ecuador a juego con las decenas que enarboló la gente tanto del país como de AP con la cara de Lenín, en una convocatoria donde primó el color verde, el representativo del movimiento oficialista.

Los seguidores de esa fuerza política, liderada por el presidente del país, Rafael Correa, festejaron la oficialización de la victoria de Moreno, anunciada en la mañana, entre vivas a Ecuador, música tradicional y de conocidos grupos de izquierda, y con recordatorios al candidato opositor Guillermo Lasso y sus simpatizantes.

Un par de horas después del mediodía, el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, confirmó la victoria del que fuera vicepresidente de Correa en el periodo 2007-2013, con el 51,16 % de los votos sobre el 99,65 % escrutado, frente al 48,84 % del opositor y candidato por Creando Oportunidades (CREO), Guillermo Lasso.

Ecuador “se ha pronunciado libremente en las urnas, y es nuestro deber, cívico y ético, respetar su voz y su voto”, dijo Pozo en cadena nacional.

Además garantizó “de forma total y absoluta” que tanto AP como CREO puedan presentar “objeciones, impugnaciones y apelaciones por los canales institucionales y legales propios de un Estado constitucional de derechos y justicia”.

Estos mecanismos está previsto que los active en los próximos días el movimiento de Lasso, quien desde poco después del cierre de los colegios electorales defiende que durante los comicios hubo fraude.

“¡Atención! Mañana miércoles a las 10h30 presentaremos los fundamentos de la impugnación a los resultados electorales”, publicó Lasso en su cuenta de Twitter, desde donde invitó a sus seguidores a acompañarlo en el acto que tendrá lugar en Guayaquil (suroeste), donde vive y sufraga.

En esa misma red colgó varias fotos de los actos de protesta en los que participó ayer y que continuaron hoy a las puertas de la sede principal del CNE en Quito.

En este lugar y por tercer día, cientos de personas se reunieron al pedido, sobre todo, del candidato a vicepresidente con Lasso, Andrés Páez, quien desde la noche electoral defiende a voz en grito que no se irán del lugar hasta que se cumplan, entre otras, las solicitudes de CREO, como una auditoría del sistema informático.

De la misma forma que en el festejo de AP, en la protesta de CREO se vieron cientos de banderas ecuatorianas y, en su caso, también las blancas del candidato Lasso, y una fuerte presencia policial que resguarda el ente comicial.

El himno nacional, gritos contra Correa, Pozo, y de fraude, eran los que más se repetían.

La protesta fue pacífica en Quito, más allá de un grupo que, cerca del CNE y ante la atenta mirada de grupos antidisturbios, cortó una avenida al tráfico y quemó neumáticos y ramas mientras lanzaba insultos más agresivos contra Correa y sus seguidores, y aseguraba que “Quito no se ahueva (duerme)”.

También espera que CREO demuestre sus acusaciones es el histórico dirigente de la derecha ecuatoriana y actual alcalde Guayaquil, Jaime Nebot.

“Señores de CREO: presenten inmediatamente las pruebas que tienen del fraude, para que el pueblo pueda hacer respetar su voluntad”, dijo a la televisión Ecuavisa el alcalde, del Partido Social Cristiano (PSC).

“El que acusa, tiene que probar”, añadió.