Ecuador. domingo 22 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Moreno anuncia que no irá a la reelección

Nueva York (EE.UU.), 22 de septiembre 2017.- El Presidente de la República, Lenín Moreno, lideró la inauguración de la cuadragésima Primera reunión Ministerial del Plenario del G77 + China. El Primer Mandatario es el presidente Pro Tempore del G77. Foto: Marco Miranda / Presidencia de la República

En una entrevista exclusiva con BBC Mundo, el presidente de Ecuador Lenín Moreno, ha declarado que no se presentará a la reelección. “(Gobernaré…) los cuatro años para los cuales el pueblo me ha elegido. No optaré por la reelección. No creo en las reelecciones”, ha respondido Moreno ante la pregunta de cuánto piensa permanecer en la Presidencia.


Publicidad

Moreno también se refirió a una promesa que dijo le hizo el entonces Presidente  Rafael Correa cuando le propuso ser candidato. Y dijo que el expresidente ya se ha olvidado de lo que prometió. El siguiente es un extracto de sus declaraciones a BBC.

 

 ¿Desde cuándo vienen y hasta dónde llegan esas diferencias (con Correa)?

“Habíamos conversado con el presidente Rafael Correa cuando él fue a Ginebra a solicitarme que sea su candidato. Yo le he manifestado que existen diferencias en la concepción misma de cómo se relaciona con los sectores productivos, gremiales, sociales. Yo apelo bastante más al diálogo que a las imposiciones. Y él me había manifestado que no hay ningún problema, que va a vivir a Bélgica y no va a molestar —lo estoy diciendo como un término un poco feo— que va a respetar completamente mis decisiones. Parece que se le ha olvidado un poquito la promesa”, dijo Moreno a la BBC.

Además, sus diferencias con Correa se han expresado sobre todo a través de las redes sociales. ¿Ha intentado hablar con él por teléfono para discutir esto?

Una vez lo conversamos. Él volvió a manifestarme que respetaba mi forma de actuar. Pero con frecuencia parece que los expresidentes se olvidan, no se han dado cuenta que son expresidentes y suelen comportarse de manera diferente. Como que tendrían todavía la potestad de decidir.

De todas formas, es un ciudadano más. Respeto su opinión, aún cuando está cargada a veces de una dosis alta de agresividad. No he contestado así. Un presidente debe comportarse como espera que se comporte su pueblo: con cortesía, respeto, tolerancia.

Hace unos días usted denunció que apareció una cámara oculta en un despacho presidencial. Correa calificó esto de ridículo. ¿Usted está convencido de que lo está espiando?

No puedo estar convencido, pero es muy extraño que detecten una cámara que fue ordenada y dispuesta por él para que se instale allí, que se la encuentre prendida. El servicio técnico, que había trabajado con él, entró y estuvo durante todo un día y una noche revisando la cámara y las conexiones.

Y, oh sorpresa, al otro día la Fiscalía, cuando hizo la investigación, encontró que la cámara sí estaba prendida, pero que los cables que conectaban con los discos duros entiendo yo que estaban desconectados. Una sorpresa bastante extraña, bastante rara.

La preocupación que surgió en ese momento por parte de varios compañeros que habían trabajado colaborando con el gobierno del expresidente Correa es si se los estaba grabando, si se grababan las reuniones con amigos. En forma particular, yo no lo haría jamás.

¿Cuán seguro se siente en su gobierno, que está lleno de funcionarios que antes sirvieron para Correa?

Sí, ningún problema. La lealtad no es una condición. La lealtad se la construye con el comportamiento cotidiano. Si es que un presidente se comporta de manera ética, moral, es cordial, tolerante, respetuoso, inmediatamente se generan las lealtades.

Pertenecemos al mismo movimiento político, la misma tendencia socialista que generó el gobierno este que ha durado 10 años y ha avanzado muchísimo en conquistas sociales. Pero hay cierto tipo de libertades que se vieron mermadas y hay que devolverlas a las instancias sociales que les pertenecen.

Ha hecho de la lucha contra corrupción una de las principales banderas de su gobierno. ¿Había tanta corrupción en el gobierno anterior?

Sí señor. Lastimosamente se han detectado muchísimos actos de corrupción. Eso no significa que antes no los había. Muy posiblemente los había. Lo que pasa es que acá hemos tomado la firme determinación de erradicar. La tarea es muy difícil, pero tenemos el firme compromiso con el pueblo ecuatoriano de erradicar la corrupción.

Usted fue vicepresidente de Correa y aceptó la candidatura por el mismo partido de gobierno. ¿No sabía nada? ¿No sospechaba que había corrupción?

Yo nunca participé en el tema económico. Estaba dedicado al tema social, principalmente al rescate de los derechos de las personas con discapacidad, y tuvimos bastante éxito en ello.

Vuelvo a recalcar, a mí me ha asombrado el comportamiento del expresidente Correa. Sin embargo, he guardado un silencio prudencial porque un presidente no puede ponerse a discutir con ninguno de sus ciudadanos. Y a algunos expresidentes se les olvida que dejaron de serlo.

(I)