Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sentencian a los autores de violación de estudiante que se suicidó tras el hecho

Campaña contra la violación de Gabriela Díaz. Foto tomada de la página de Facebook 'Justicia para Gaby'.

El Tribunal Penal de Chimborazo dictó sentencia contra Fausto S. e Iván R por la violación de la fallecida estudiante Gabriela Díaz, de 19 años, que tras el ataque decidió suicidarse el 8 de abril del 2014.


Publicidad

La violación a Díaz, que estudiaba enfermería, se perpetuó el 27 de julio del 2013 en Riobamba. A criterio de sus familiares, según lo recoge Diario El Comercio, fue la depresión, la angustia y los continuos ataques de estrés postraumático, provocados por la violación, lo que la llevaron a quitarse la vida.

De hecho, Jeaneth Cañizares, su madre, manifestó que la occisa dejo una nota que decía: “Mami te amo mucho. Has que paguen los que me obligaron a hacer esto…”.

La audiencia del caso de Gabriela Díaz duró 5 días, después de los cuales el Tribunal acogió la acusación de la fiscal Gabriela Carrión, que pidió la pena máxima. Entre las pruebas se presentaron informes psicológicos, análisis de ADN, el protocolo de autopsia, hallazgo de rastros, fluidos corporales y rasgos grafológicos que pertenecían a Díaz.

Además, la Fiscalía alegó que en los archivos digitales personales de los procesados había fotografías con la cara de la joven. “Fueron hallados en las viviendas de los inculpados durante un operativo simultáneo en Quito, Cuenca y Riobamba, el 30 de abril del 2014. Peritos y personal de Criminalística analizaron minuciosamente estas imágenes confirmando la teoría de la Fiscalía, de que Fausto S. e Iván R. habrían violado a Gabriela Díaz”, manifestó la fiscal a Diario El Comercio.

Incluso, el diario quiteño ha establecido que otra víctima participó de las diligencias, a quién presuntamente violaron los sospechosos. La presunta víctima contó que los procesados las seducían con engaños y luego hacían que las jóvenes pierdan el conocimiento con la finalidad de perpetuar su delito sexual.