Ecuador. Viernes 26 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Secretario general de la OEA se reúne con el papa Francisco en el Vaticano

Luis Almagro se reunió con el papa Francisco el viernes 13 de noviembre de 2015. Foto: L'Osservatore Romano

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, mantuvo este viernes en el Vaticano una audiencia privada con el papa Francisco, con el que habló de los principales problemas que afectan al continente, y se reunió también con otras personalidades en Roma.

El papa y Almagro celebraron su primer encuentro formal en el marco de en una visita que el secretario general está realizando en Italia para exponer su visión de la situación de América y el nuevo papel de la OEA.

“Con el papa Francisco conversamos sobre el fortalecimiento de la democracia, la defensa de los Derechos Humanos y también de temas regionales”, afirmó Almagro en una rueda de prensa celebrada en Roma.

Le confesé que soy agnóstico, pero me hizo dudar, esa es verdaderamente la dimensión tan fuerte que tiene la figura del papa. Le hace pensar a uno en muchas cosas que tienen que ver con la filosofía y la fe de las personas“, añadió.

Tras la audiencia con Bergoglio, Almagro ofreció una rueda de prensa en Roma en la que ilustró la labor de la organización y los objetivos para los próximos cinco años.

Lamentó que América Latina sea un continente en el que haya una gran brecha social entre pobres y ricos, aunque matizó que en los últimos años se han realizado “progresos enormes”.

“En 2010 hubo por primera vez más personas de clase media que pobres en América Latina. Si continuáramos con esta tendencia, la clase media en 2016 podría ser la clase dominante en nuestro continente”, señaló.

No obstante, aún hay camino que recorrer y el continente se enfrenta “a escenarios difíciles como la desaceleración económica mundial, la volatilidad de los precios de las materias primas, los bajos precios del petróleo, el fortalecimiento del dólar que representan importantes riesgos para la estabilidad económica y los logros en materia social”, relató.

Ilustró los principales objetivos de la OEA para los próximos cinco años y citó “la defensa de los Derechos Humanos, de la democracia y de la transparencia”.

Se detuvo de manera especial en Venezuela para recordar las protestas violentas contra el Gobierno de Nicolás Maduro entre febrero y junio de 2014 que dejaron 43 fallecidos, más de 870 heridos y cerca de 2.500 detenidos.

“Los venezolanos tienen que encontrar soluciones propias en el marco del diálogo y la paz. (…) Hemos ponderado la apertura que ha tenido el Gobierno mexicano de ponerse al frente para impulsar las investigaciones (sobre los sucesos de 2014)”, dijo.

Almagro deseó que el próximo 6 de diciembre “haya unas elecciones libres, transparentes y garantizadas para todos los ciudadanos y partidos de Venezuela” y esperó que el día posterior a las votaciones parlamentarias “haya paz”.

Sobre Venezuela también destacó que “ha mostrado una generosidad muy grande” en el proceso de paz en Colombia, minutos antes de aplaudir que la República Dominicana haya hecho un esfuerzo importante al regularizar la situación de “200.000 inmigrantes haitianos”.

El secretario general de la OEA también se refirió a Cuba para sostener que “nunca debió ser expulsada” de la organización, en relación a la resolución aprobada en enero de 1962 por la que se suspendió al país como miembro activo, y confió en que “termine por integrarse en la OEA”.

También centró su atención en Uruguay para destacar los impulsos en materia de derechos sociales que realizó el Gobierno de José Mujica, pero recordó que “todavía hay un 10 % de pobreza”.

Por último, aludió al juicio que se celebra en Roma contra los responsables de la Operación Cóndor, el plan ideado por el general Augusto Pinochet (1973-1990) que orquestó la represión de la oposición política en las décadas de 1970 y 1980 por parte, sobre todo, de los regímenes dictatoriales de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

“Esperemos que nos acerque a la verdad y a la justicia. Estos casos no pueden volver a suceder”, sentenció.

Durante su visita a Roma, Almagro también se reunió con otras personalidades, como con la directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ertharin Cousin, con la que abordó acciones concretas para mejorar la nutrición en América Latina.

El director regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto, explicó a Efe que Almagro se entrevistó con Cousin y distintos embajadores durante su visita a la sede de esa agencia de la ONU en Italia.

Barreto aseguró que Almagro analizó con los responsables del PMA diversas acciones conjuntas para actuar en un campo “prioritario” en América Latina como es el de la seguridad alimentaria y la nutrición.

En el encuentro se expuso la posibilidad de trabajar conjuntamente en un programa de nutrición para Guatemala y en la preparación y la respuesta a las emergencias en el Caribe ante la incidencia del fenómeno meteorológico de El Niño. EFE (I)