Ecuador. Lunes 29 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En canoa, tren y bicicleta a la cumbre del clima de París

Foto: climatejusticeproject.com

París, (EFE).-  A bordo de dos trenes de alta velocidad, en bicicleta o remando en canoas, representantes de ONG, organismos internacionales y delegaciones nacionales llegaron hoy desde diferentes puntos de Europa a París, en medio de fuertes medidas de seguridad de cara a la cumbre del clima (COP21).

“Queremos mostrar que a la gente le preocupa el medioambiente. El cambio climático es una realidad, es muy importante, y tenemos que asegurar que los niños van a poder seguir persiguiendo sus sueños”, dice a Efe Jan Van Gorp, uno de los ciclistas que aún porta el maillot con el que ha recorrido en dos días más de 400 kilómetros desde la ciudad belga de Lovaina hasta París.

Le acompaña Bert Audbert, quien lamenta el tráfico de la capital francesa tras atravesar las calles aledañas a las famosas Galerías Lafayette sobre una bicicleta aerodinámica que parece inspirada en un sidecar o en el submarino del profesor Tornasol que acompañaba al belga Tintín en sus aventuras.

Solo una pequeña parte de las más de 340 personas que formaban el pelotón belga ha llegado a la embajada de Bélgica, el resto se ha quedado a 60 kilómetros de París.

“Es por las medidas de seguridad, no se puede acceder a la ciudad en grupos muy grandes”, explica Van Gorp.

Otras siete personas se han atrevido a desafiar las bajas temperaturas y la corriente para remar río arriba desde Bruselas a París a bordo de sus canoas, un recorrido que les ha llevado una semana por las vías fluviales que hace siglos eran las arterias por las que fluía la riqueza belga.

El grupo llevaba en sus kayak varios “mensajes para los líderes del mundo” que se reúnen este lunes en la COP21, afirma a Efe Richard Mardens, quien cuenta la sorpresa que le ha producido llegar al río Sena y descubrir que sus aguas están más limpias que algunos canales belgas.

“Era como remar en basura”, lamenta, mientras su compañero Depelchin Ludovic narra cómo necesitaban seguir remando para mantener el calor corporal frente a la nieve y la helada que una mañana llegó incluso a aprisionar las canoas.

En paralelo, más de doscientas personas se desplazaron a la capital francesa, que desde el lunes hasta el 11 de diciembre albergará la COP21, en dos trenes Thalys que partieron desde Holanda y desde la ciudad alemana de Bonn, donde se celebró la última ronda de negociaciones previa a la cumbre.

“La idea era traer a la gente que quiere participar en la cumbre contra el cambio climático desde diferentes puntos de Europa y hacer que se encontraran y se dirigieran unidos a París”, señala a Efe una organizadora del evento.

Ambos trenes hicieron una parada en Bruselas, donde se esperaba que la secretaria ejecutiva de la convención de la ONU para el cambio climático, Christiana Figueres, y los comisarios europeos de Transporte, Violeta Bulc, y el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y responsable de la Unión Energética, Maros Sefcovic, se unieran a la comitiva.

Sin embargo, la alerta por los atentados terroristas que costaron la vida a 130 personas en París el pasado 13 de noviembre ha llevado a la organización a blindar el evento, de modo que el programa fue rodeado de secretismo hasta última hora y se canceló la participación de altos cargos.

También declinaron la invitación en el ultimo momento varios ministros belgas, que prefirieron permanecer en la capital europea tras la situación de máxima alerta vivida a principios de semana.

Pese a las exhaustivas medidas de seguridad y la presencia de agentes armados en los pasillos del tren, el ambiente a bordo de los Thalys era dinámico y optimista, con un despliegue de molinillos en favor de la energía eólica, megáfonos para alzar la voz en favor del clima y una intercambio frenético de tarjetas de visita.

“La clave es que al acabar la cumbre, no leamos en los titulares que París ha sido un fracaso, como pasó en Copenhague”, asegura un espontáneo que toma la palabra en el vagón habilitado para las conferencias.

También un total de 1.780.528 creyentes de diferentes religiones reclamaron a los líderes que van a participar en la Cumbre Climática de París (COP21) acción para hacer frente al calentamiento global con un acuerdo que ayude en particular a los países más pobres a adaptarse.

Las firmas fueron entregadas hoy a la jefa de la plantilla de la Convención de la ONU para el Cambio Climático, Daniele Violetti, y al enviado especial de la presidencia francesa para la protección del planeta, Nicolas Hulot, en un acto en la ciudad de Saint Denis, al norte de París.

Alrededor de 400 personas participaron en ese evento organizado por la plataforma “Las Religiones por el Clima”, que en un comunicado explicó que algunas de ellas habían caminado cientos de kilómetros en una peregrinación a París.

Entre los asistentes estaba el arzobispo emérito de Sao Paulo, el cardenal Claudio Hummes, que recordó la encíclica que el papa Francisco lanzó este año en dirección de la COP21.

Hummes hizo una plegaria para que los líderes políticos “escuchen tanto el grito de la Tierra como el grito de los pobres y respondan a la justicia climática que piden todas las religiones”.

“Las religiones por el Clima” está integrada por Actúa Ahora por la Justicia Climática, Nuestras Voces, Religiones para la Paz y el Movimiento Católico Global por el Clima. EFE

ac/cr/cr