Ecuador. domingo 19 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

54 personas rescatadas vivas tras terremoto

Pablo Rafael Córdova Canizares, sobreviviente del terremoto, sonríe mientras su esposa le acaricia la frente en el hospital Verdi Cevallos Balda en Portoviejo, Ecuador, el martes 19 de abril de 2016. La esposa de Córdova había perdido las esperanzas de volverlo a ver después de que el hotel de cinco pisos Gato de Portoviejo se desplomó encima de él el sábado en el terremoto de magnitud 7,8. (Foto AP/Rodrigo Abd)

El presidente Rafael Correa informó hoy que 54 personas han sido rescatadas con vida tras el terremoto que el sábado sacudió la zona costera del norte del país, donde se contabilizan 507 muertos, de los cuales 499 han sido reconocidos y entregados a sus familiares, y sólo falta establecer la identidad de ocho.


Publicidad

Del total de muertos, 11 son extranjeros: tres de Colombia, tres de Cuba, dos de Canadá y uno de República Dominicana, Inglaterra e Irlanda, respectivamente.

Pablo Córdova, que trabajaba como recepcionista, fue rescatado tras permanecer bajo los escombros de un hotel de cinco pisos en Portoviejo, su esposa tenía en la sala de su casa un ataúd y preparaba el velorio.

“Soy al único que han encontrado vivo y creo que es un milagro. Dios me ayudó en todo momento”, asegura.

Relata que bajo sus piernas encontró una linterna y “la batería de mi viejo celular, que me duró porque lo apagaba, hasta que por fin el lunes encontré señal y pude llamar a decir que estaba vivo”, añadió.

Correa ofreció este balance en declaraciones a periodistas durante un nuevo recorrido por zonas afectadas por el temblor, donde observó los daños causados, conversó con damnificados y saludó a personal de equipos nacionales e internacionales de rescate desplazados a la zona.

El mandatario agradeció “muchísimo al mundo entero” la solidaridad mostrada con Ecuador y comentó que “toda América Latina” ha mostrado su respaldo, además de Gobiernos de países como España y Estados Unidos: “me acaba de llamar el presidente Obama”, comentó.

Según la agencia pública de noticias Andes, el gobernante cifró en unos 3.000 millones de dólares las pérdidas como consecuencia del terremoto.

“Las pérdidas son multimillonarias, yo calculo, grosso modo, 3.000 millones de dólares, un 3 % del producto interno bruto y eso significa reconstrucción de años. Es una lucha larga, por eso invito a no desanimarnos”, explicó Correa.

El mandatario se lamentó por la pérdida de vidas humanas y dijo que en proporción de habitantes, la localidad de Canoa, en el norte, es la más golpeada por el sismo, pues el 80 % de ese balneario ha desaparecido.

“Es un pueblo fantasma”, expresó al reconocer las dificultades que existen para llegar a este punto de la costa ecuatoriana.

En las zonas más afectadas por el terremoto de magnitud 7,8 continúa la búsqueda de personas entre los escombros.

El temblor se produjo a las 18.58 hora local del sábado (23.58 GMT), entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas.

Tras el desastre, el Gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional. EFE