Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Asesinan a dos hombres musulmanes en Nueva York, se desconoce el motivo

En esta imagen de un video proporcionada por la televisora WABC-TV, agentes de la policía de Nueva York caminan junto a Oscar Morel (centro), el 16 de agosto de 2016. La policía detuvo y acusó a Morel de un doble cargo de homicio por el asesinato a balazos de un imán y un amigo de este a plena luz del día a la salida de una mezquita en Queens. (WABC-TV via AP)

NUEVA YORK (AP) — El asesino era hispano, dice la policía. Sus dos víctimas eran musulmanes de Bangladesh. Fueron baleadas al parecer sin provocación mientras caminaban desde su mezquita a sus casas.

Publicidad

Una semana después del homicidio de los dos hombres, los fiscales no han sido capaces de ofrecer una hipótesis de por qué el sospechoso —Oscar Morel, de 35 años y conserje en una universidad_, habría elegido a las dos víctimas.

Los homicidios del imán Maulana Alauddin Akonjee y su amigo Thara Uddin fueron perpetrados el sábado de la semana pasada a plena luz del día a la salida de una mezquita. En videos de seguridad puede verse a Morel cuando huye de la zona en una camioneta GMC Trailblazer poco después de que las dos víctimas recibieran un disparo en la cabeza. Unos 10 minutos después, un vehículo que coincide con la descripción golpeó a un ciclista a 4,8 kilómetros (tres millas) de distancia en Brooklyn.

El hombre fue detenido el lunes en el exterior de su vivienda en Brooklyn. Algunos integrantes de la comunidad bangladesí de Queens y Brooklyn dijeron que en los últimos meses fueron víctimas de acoso por personas que les gritaban frases antimusulmanas.

¿Fue intolerancia racial o religiosa? ¿O tal vez el estallido de tensiones entre grupos de inmigrantes en Ozone Park, uno de los barrios en evolución de la ciudad de Nueva York?

La respuesta sigue siendo un misterio, pero las personas que viven en Ozone Park dicen que no debe interpretarse como evidencia de una ruptura entre los grupos culturalmente diversos que comparten sus calles.

“Ahora hay tensión, pero por lo que pasó”, explicó Sumona Kazi, de 26 años, quien nació en Bangladesh pero que llegó a Nueva York cuando era una bebé. Dijo que está segura de que la motivación fue intolerancia, pero solo de una persona.

“En nuestro barrio —incluso si eres hispano, árabe, musulmán, guyanés o lo que sea— somos una familia totalmente unida. Si estás en problemas, iremos en tu ayuda”, aseguró. “No hay odio aquí. No hay pandillas religiosas aquí. Todos somos muy amables”.

Ozone Park está en los límites con Brooklyn, justo al oeste del aeropuerto Kennedy. Ha tenido sus tiempos malos y mejores, así como una población en cambio constante.

Durante gran parte del siglo XX, fue un barrio italiano-estadounidense. Su residente más famoso fue el fallecido jefe de la mafia John Gotti. Jimmy Burke, el mafioso de la vida real interpretado por Robert De Niro en la película “Goodfellas”, vivía a unos pasos del sitio donde ocurrieron los asesinatos. En la misma zona vivieron —cuando no eran famosos— Cyndi Lauper y Jack Kerouac.

Hubo un cambio dramático en la década de 1970, con una ola de recién llegados, en su mayoría hispanos de Puerto Rico y República Dominicana. Luego, en la década de 1980, vino la siguiente sacudida cultural con la llegada de inmigrantes de Bangladesh.

Danny Pérez, de 46 años, un conserje de escuela que ha vivido en Ozone Park desde que tenía 8 años de edad, dijo que en los viejos tiempos, los adolescentes hispanos y de Bangladesh se organizaban en pandillas y peleaban, al estilo de la cinta “West Side Story”.

“Pero era una cosa de testosterona, diría yo. Realmente no siento que haya sido intolerancia ni racismo”, opinó Pérez, cuya familia procede de Puerto Rico.

Y de todas formas, agregó, todo eso quedó en el pasado.

Los bangladesíes “son excelentes vecinos, personas trabajadoras. Sus niños son respetuosos. Me alegro de que estén viviendo aquí”, aseguró Pérez. “Ese fue un maldito maníaco, ese tipo que mató al imán”, agregó. (I)

Por VERENA DOBNIK, Associated Press

Publicidad