Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Facebook y LinkedIn ayudarán a las mujeres en tecnología

En esta imagen tomada el 3 de febrero de 2015, la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, responde a preguntas en una entrevista en la sede de Facebook en Menlo Park, California. Una nueva iniciativa de Facebook y LinkedIn anunciada el 6 de febrero pretende aumentar las menguantes filas de mujeres que estudian ingeniería e informática hoy en día, un campo floreciente con lucrativos empleos en Silicon Valley dominados por los hombres desde hace tiempo. (AP Foto/Eric Risberg) Summary

Menlo Park, California, EE.UU. (AP) — Facebook y LinkedIn quieren aumentar el menguante número de mujeres que estudian ingeniería e informática, lanzando una iniciativa conjunta anunciada el viernes que esperan termine llenando miles de lucrativos empleos en Silicon Valley dominados desde hace tiempo por los hombres.


Publicidad

En una entrevista exclusiva con la Associated Press, la jefa de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, y el director ejecutivo de LinkedIn, Jeffrey Weiner, explicaron que lanzarán programas de mentores y apoyo en las universidades para fomentar que más mujeres estudien tecnología en general, pero también como futuras empleadas de sus empresas.

El 15% de los empleados de Facebook Inc. en puestos de tecnología, y el 31% del total de su plantilla, son mujeres, según estadísticas de diversidad publicadas el año pasado por la compañía. En LinkedIn Corp., las mujeres suponen el 17% de su plantilla de tecnología y el 39% del total. La mayoría de las empresas de Silicon Valley tienen datos similares.

Telle Whitney, presidenta y directora ejecutiva del Instituto Anita Borg, que es un socio del programa, dijo que la diversidad aporta más innovación a la tecnología.

“Piensen en ello”, explicó. “Si todo el mundo que crea un producto es igual, saben que los resultados no serán ni de cerca tan interesantes. Por el bien de nuestro futuro, queremos mujeres implicadas en todos los proyectos que cambien nuestras vidas”.

Sandberg abrió un debate a nivel internacional sobre la escasez de mujeres en posiciones de poder con su libro de 2011 “Lean In: Women, Work and the Will to Lead”. Ha presionado para conseguir cambios a través de su organización sin ánimo de lucro LeanIn.org, que proporcionará una plataforma a los grupos de apoyo.

“Muchos de nuestros consumidores, al menos la mitad, a veces más, son mujeres. Construimos un producto que da una voz a la gente. Sabemos que no podemos construir un producto para el mundo a menos que nuestros equipos reflejen la diversidad de la gente que utiliza el producto”, dijo.

Pero la oferta de empleadas se está reduciendo. El porcentaje de mujeres matriculadas en programas universitarios de informática tuvo un pico del 35% en 1985, y ahora está en el 17%. Weiner dijo que LinkedIn necesita igualdad de género para servir mejor a sus usuarios.

“Limitar la perspectiva de la gente que construye nuestro producto y servicios, si es demasiado estrecha, va a llevar a resultados menos que óptimos”, afirmó.

Los directivos declinaron detallar cuánto dinero aportarán al proyecto, pero la inversión es diferente en cuando a que está más centrado en grupos de pares y un proceso de mentores ya establecido a través de Lean In Circles. Esperan hacerlo global, con grupos en universidades públicas y privadas.

Paige Rogalski, en cuarto curso de ingeniería informática en la Universidad de Santa Clara, dijo que vio cómo las pocas chicas que había en su clase se marchaban en primer curso.

“Creo que fue por el factor de intimidación”, dijo. “La informática ha sido un campo dominado por los hombres”.

Rogalski señaló que aunque ha recibido tutorías y mucho apoyo, también oye comentarios y bromas sexistas, y una vez le dijeron que su aspecto había sido un factor en por qué la habían contratado.

“Todavía me molesta que como mujer, tengo que superar el prejuicio y la visión sexualizada de las mujeres para que me tomen en serio por completo”, dijo. “Por otro lado, este comentario me impulsó a trabajar más y que mi esfuerzo y mi trabajo destacaran y fueran por lo que se me conoce”.