Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Portugal y EE.UU. estudian instalar una base espacial en las Azores

Azores, archipiélago de Portugal.

Lisboa, (EFE).- Los gobiernos de Portugal y Estados Unidos analizan la posibilidad de instalar una base espacial en el archipiélago luso de Azores, cuya ubicación en medio del Atlántico supone un emplazamiento privilegiado para este tipo de actividad.

Publicidad

En declaraciones al semanario “Expresso”, el ministro portugués de Ciencia, Tecnología y Educación Superior, Manuel Heitor, confirmó la existencia de estas conversaciones y avanzó que el proyecto podría avanzar ya en 2017.

Heitor explicó que la tendencia actual es colocar en el espacio satélites “de bajo coste” -de apenas un kilo-, y para ello “tener una base espacial en el medio del Atlántico, en una localización favorable para ese tipo de lanzamientos, es una gran ventaja”.

“El aeropuerto de Lajes -localizado en la isla Tercera, en Azores- tiene todas las infraestructuras adecuadas y el espacio aéreo libre para acoger una base de acceso ‘low cost’ al espacio”, aseguró.

Esta base formaría parte de un proyecto más amplio para instalar en el archipiélago un centro de investigación internacional que se llamará AIR Center.

Según el ministro portugués, esta iniciativa discurre de forma independiente a las negociaciones que mantienen su país y Estados Unidos sobre la base aérea de Lajes, donde la Administración Obama ya decretó una reducción de efectivos.

La decisión supone un problema para las Azores, ya que la presencia de este contingente es fundamental para la economía de la zona al emplear a más de 800 civiles lusos, de los cuáles cerca de 600 son asalariados del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

El archipiélago de las Azores, el territorio más alejado del Portugal continental (a más de 1.500 kilómetros de Lisboa), está formado por nueve islas de origen volcánico en las que habitan algo menos de 250.000 personas. EFE (I)

Publicidad