Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

China muestra tras 4 años de secretismo su caza furtivo más avanzado, el J-20

Las Fuerzas Aéreas chinas mostraron hoy, tras cuatro años de secretismo, el caza furtivo de quinta generación J-20, su modelo más avanzado de avión invisible al radar, en la inauguración de la XI Feria Internacional de la Aviación de Zhuhai (sur de China).

Publicidad

Dos cazas J-20 (abreviatura de la palabra china “jian”, “destructor”) pasaron en rasante junto al recinto ferial ante miles de espectadores, entre ellos numerosos dignatarios y representantes militares de todo el mundo, que acuden a Zhuhai para conocer las últimas novedades en armamento aéreo de China.

El J-20, segundo caza furtivo de quinta generación que desarrolla China, realizó su vuelo inaugural el 11 de enero de 2011, a modo de desafío durante la visita al país asiático del entonces secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, pero hasta ahora no había sido visto públicamente.

Los expertos comparan el nuevo caza chino con el Lockheed Martin F-22 Raptor, uno de los aviones furtivos más avanzados de la Fuerza Aérea estadounidense.

El otro avión furtivo chino, el J-31, se asemeja al F-35 norteamericano, y fue mostrado públicamente en la anterior edición de la feria bienal de Zhuhai, en 2014.

Según los analistas de la industria, el hecho de que se mostrara antes en público, unido a su menor potencia, parecen indicar que el J-31 fue diseñado con miras a la exportación, mientras que el J-20, de mayor tamaño, se ha desarrollado casi exclusivamente para que las fuerzas chinas tengan un caza capaz de hacer frente a los de Rusia o EEUU.

El ejército chino espera que este caza entre en servicio a partir del año que viene y es la culminación de un programa de desarrollo de la tecnología invisible al radar (“stealth”) que el gigante asiático inició a principios de la década de los 90.

Desarrollado por CAIC (Chengdu Aircraft Industry Corporation), ha convertido a China en el tercer país dotado con cazas furtivos de quinta generación, tras los mencionados Rusia y Estados Unidos.

Por “quinta generación”, los expertos en aeronáutica definen aviones caza difíciles de detectar, capaces de vuelos a gran altura, potentes motores capaces de romper la barrera del sonido durante un tiempo muy prolongado y susceptibles de ser usados tanto como bombarderos como para el derribo de otros aviones. EFE

Publicidad