Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“El misterio de la apariencia” gran exposición contemporánea en Londres

 


Publicidad

El misterio de la apariencia es la gran muestra de arte británico contemporáneo que se exhibe en las galerías Haunch of Venison de Londres, y que reúne a todos los grandes artistas plásticos británicos de los últimos sesenta años.

La exposición presenta cuarenta cuadros y dibujos de Francis Bacon (1909-1992), Michael Andrews (1928-1995), Frank Auerbach (1931), Patrick Caulfield (1936-2005), William Coldstream (1908-1987), David Hockney (1937), Leon Kossoff (1926) y Euan Uglos (1932-2000) y dos pintores muertos en 2011, Lucian Freud (1922-2011) y Richard Hamilton (1922-2011).

Francis Bacon (1909-1992) sostenía que el gran asunto del arte contemporáneo es cómo “capturar el misterio de la apariencia dentro del misterio de la creación”. A partir de esa declaración, una exposición reúne en Londres figurativas obras de los diez pintores británicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

El Misterio de la apariencia es una de las grandes exposiciones en salas privadas de la temporada londinense, según informó 20 minutos. La selección de obras es rigurosa y no se exhiben trabajos menores, sino cuadros tan notables como Pope I (1951), de Bacon; Man in a Museum (1962), de Hockney; Primrose Hill, Winter Sunshine (1962-64), de Auerbach, y Nude, Lady C (1959-60), de Uglow. Estos dos últimos no se habían expuesto en público desde hace muchos años.

El grupo de artistas representados lograron consolidar un renacimiento de la pintura figurativa en el Reino Unido a partir de la mitad del siglo pasado, cuando la abstracción era la corriente dominante. Su influencia es enorme en las nuevas generaciones plásticas del país y Europa.

The Mystery of Appearance examina las relaciones personales que mantuvieron entre sí: todos se conocían, algunos eran amigos íntimos y varios coincidieron en los años cuarenta en la Slade School  of Fine Art, donde Coldstream, Freud y Hamilton eran profesores y Andrews y Uglow estudiaron. En el Royal College of Art estuvieron matriculados al mismo tiempo Auerbach, Caulfield, Hockney y Kossoff.

La coordinadora de la exposición, Catherine Lampert, pormenoriza en el catálogo los rasgos comunes y diferenciales del grupo, revela material inédito escrito de algunos de los artistas y traza la hipótesis de que, más allá de los matices particulares de cada uno, todos estaban unidos por el deseo de capturar la “el misterio de la apariencia” al que se refería Bacon.