Ecuador. domingo 24 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Phoenix cierra Cannes en la intensa y brutal “You were never really here”

Actríz Ekaterina Samsonov, Directora Lynne Ramsay y actor Joaquin Phoenix de 'You Were never really here", foto files.prokerala.com

Cannes (Francia), (EFE).- En la víspera del fin de Cannes y cuando se pensaba que la competición ya había ofrecido todo lo interesante que tenía, llegaron la realizadora escocesa Lynne Ramsay y el actor Joaquin Phoenix y revolucionaron el festival con la intensa, brutal y brillante “You were really never here”.


Publicidad

Una historia violenta y muy directa que en menos de hora y media apabulla al espectador, al que no deja indiferente. Un filme “breve, corto e intenso”, como resaltó en rueda de prensa Ramsay, que aseguró sonriendo que “no quería aburrir al público de Cannes“.

Y desde luego lo ha logrado porque “You were really never here“, que ha provocado una fuerte división de opiniones entre la prensa que sigue el festival, es de todo menos aburrida.

Protagonizada por un Phoenix capaz de mezclar brutalidad, ternura, trauma y dolor en un mismo personaje, la historia sigue la vida de Joe, un mercenario, exsoldado y exagente del FBI, que realiza cualquier trabajo por dinero y cuya arma principal es un martillo.

Un personaje traumatizado, que imparte justicia a su manera, y al que el actor ha querido imprimir ternura y huir de su lado físico. “No quería hacer un filme hollywoodiense”, afirmó.

Phoenix recordó que él creció en una “familia un poco extraña” y que estuvo “traumatizado” en su infancia -sus padres, estadounidenses, fueron misioneros con la secta Niños de Dios en Puerto Rico, done nació el actor-.

“Más tarde pensé que debía aprender a defenderme”, dijo el actor, que usó sus experiencias para descubrir a un personaje que no representa la idea del héroe masculino. Es implacable y eficaz como mercenario pero incapaz en muchos otros aspectos, lo que hacía de la película un proyecto complicado e interesante para Phoenix.

Con un rodaje además muy emocionante porque estaba cambiando constantemente debido a las modificaciones que Ramsay incluía cada día en el guión.

“Ha sido un filme atípico”, en el que a veces el equipo no sabía ni lo que iba a pasar cuando llegaban al rodaje. “Nada era fijo”, recordó Phoenix, que explicó que se probaban diferentes versiones de una misma escena lo que ayudó a crear “la incertidumbre que necesitaba la historia”.

“Eso hacía que todo el mundo estuviera muy concentrado y que trabajáramos muy duro porque todos tratábamos de descubrir” lo que iba a pasar, agregó.

Fue una experiencia muy especial tanto para la directora -“disfruté cada día, fue increíble”, afirmó- como para el actor, que aseguró que pese a la violencia de la historia, fue un rodaje “muy divertido”.

Basada en el relato homónimo de Jonathan Ames, “You Were Never Really Here” es una película con ecos de “Taxi Driver” -“es una de las películas que me hizo ser un actor”, dijo Phoenix- por su personaje brutal y silencioso.

Un silencio al que ayuda el hecho de que el arma de personaje sea un martillo, lo que ya aparecía en el relato de Ames y que Ramsay mantuvo porque está cansada de ver pistolas en las películas. “Es único, es su marca específica”, precisó por su parte Phoenix.

Además “es más barato que una pistola y no teníamos presupuesto”, dijo riendo la realizadora.

“La mayoría de realizadores tienen un acercamiento un poco psicológico, se interesan en la condición humana porque estamos en una época muy traumatizante, pero yo lo que quiero es acercarme a los personajes, a sus defectos y esta ha sido una excelente oportunidad para hacerlo”, señaló Ramsay.

Una historia con muy poco diálogo y una poderosa imagen visual en la que todo el peso recae en los hombros de Phoenix, que explicó que su forma de enfrentarse a un personaje es diferente cada vez y que no sigue un método concreto.

“A veces interactúo con la gente en el plató, a veces no puedo mirarles a los ojos y es una experiencia solitaria, depende de la película”, explicó el actor, con fama de obsesivo y complicado, pero también conocido por un enorme talento demostrado en películas como “Gladiator”, “Her” o “The Master”, algo que ha vuelto a confirmar hoy en Cannes con “You were never really here”.

Un filme con el que Ramsay opta, por segunda vez, a la Palma de Oro, tras haber estado en la competición oficial de Cannes con “We Need to Talk About Kevin” (“Tenemos que hablar de Kevin”, 2011).

Y que ha cerrado con fuerza la proyección de las 19 películas incluidas en la competición en esta edición, que finalizará mañana cuando el jurado presidido por Pedro Almodóvar anuncie el palmarés.EFE

agf/ig