Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Volkswagen admite que hizo trampa en pruebas ecológicas de 11 millones de autos

Vehículos Volkswagen exhibidos para la prensa en el Frankfurt Auto Show, en Alemania, el miércoles 16 de septiembre de 2015. (Foto AP /Michael Probst)

BERLÍN (AP) — La crisis que envuelve a Volkswagen AG, el fabricante de automóviles con más venta del mundo, se intensificó el martes luego de que la empresa emitió una advertencia sobre su pronóstico de ganancias después de la impactante admisión de que algunos de sus 11 millones de vehículos diésel en todo el mundo contenían un software que está en el centro de un escándalo en Estados Unidos.


Publicidad

La empresa alemana dijo que estaba reservando unos 6.500 millones de euros (7.300 millones de dólares) para cubrir los costes de servicio y otros gastos derivados del escándalo, que ha empañado la reputación de fiabilidad de VW, planteó interrogantes sobre el futuro del director general Martin Winterkorn y asestó un golpe muy fuerte al valor de sus acciones.

El daño a la reputación de Volkswagen quedó implícito en la respuesta del mercado bursátil. El precio del ADR de Volkswagen en Nueva York caía 5,39 dólares (17,9% ) a 24,71 dólares siendo las 11 de la mañana locales, mientras en Europa casi alcanzaba un mínimo de cuatro años de cerca de 112 euros por papel. La caída se sumaba a un desplome de 17% el lunes. El valor de mercado de la empresa ha perdido 25.000 millones de euros en dos días.

La controversia comenzó el viernes pasado, cuando la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) reveló que VW había trucado casi medio millón de automóviles para mejorar artificialmente las pruebas de emisiones contaminantes en Estados Unidos.

La empresa automotriz admitió entonces que había instalado de forma deliberada un programa informático que pasaba los motores a un modo más ecológico durante sus pruebas de emisiones. Después, el software volvía a modificar el funcionamiento y permitía que los coches funcionaran con más potencia al tiempo que emitían sustancias contaminantes en una magnitud hasta 40 veces superior al límite legal.

En su comunicado del martes, Volkswagen dio más detalles y admitió “discrepancias” relacionadas con modelos que llevaban motores de Tipo EA 189, y que afectaban a unos 11 millones de vehículos en todo el mundo.

“Solo para este tipo de motor se estableció una desviación llamativa entre los resultados de las pruebas de referencia y el uso real en carretera”, señaló la firma. “Volkswagen trabaja intensamente para eliminar esas desviaciones a través de medidas técnicas”.

Para cubrir las medidas necesarias de servicio y lo que señala son “otros esfuerzos para recuperar la confianza de nuestros clientes”, la compañía anunció que reservaría 6.500 millones de euros en este trimestre.

De admitirse, esa cifra podría verse sujeta a evaluación a la luz de las investigaciones abiertas. Como resultado, la empresa dijo que ajustaría sus objetivos de ganancias para 2015, sin aclarar en cuánto.