Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Trump como villano de cómic? La actualidad política se cuela en las viñetas

Foto: movieweb.com

Los Ángeles (EE.UU.),  (EFE).- Hay un nuevo villano en el mundo de Marvel y su rostro es especialmente familiar. La incorporación de Donald Trump como personaje de cómic es un ejemplo más de cómo la actualidad política estadounidense, como ya sucedió antes con Hillary Clinton o Bernie Sanders, se cuela en las viñetas.

Publicidad

El pasado 29 de junio se publicó el volumen “Spider-Gwen Annual”, cómic perteneciente a la serie creada por el guionista Jason Latour y que, en esta ocasión, presentaba a un malvado llamado MODAAK que tenía un evidente y más que sospechoso parecido físico con el virtual candidato republicano a la Casa Blanca.

El nombre de este personaje es un acrónimo que, por sus siglas en inglés, significa “organismo mental diseñado como el Rey de Estados Unidos”.

“Si América no actúa, MODAAK tendrá que hacerlo”, decía el villano en una de las imágenes que se conocieron de este cómic.

Aunque ni Marvel ni los responsables del cómic confirmaron las teorías que circularon por las redes sociales, MODAAK parecía inspirado directamente en el polémico magnate hasta constituir una especie de parodia sobre su carrera presidencial.

Pero Trump no es la primera figura de las elecciones estadounidenses que dio el salto a las viñetas, ya que los demócratas Bernie Sanders y Hillary Clinton también aparecieron con anterioridad en diferentes cómics.

Con un tono muy diferente a la crítica que se empleó contra Trump, la casa Bluewater Productions, ahora conocida como StormFront Publishing, editó dos volúmenes dedicados a la virtual aspirante demócrata a la Presidencia de EE.UU. titulados “Hillary Clinton: The Road to the White House” (2015) y “Hillary Clinton: Female Force” (2009).

La misma editora también fue la responsable de “Bernie Sanders: Political Power” (2015), dedicado a narrar la trayectoria del senador por Vermont.

Foto: popsugar-assets.com

Foto: popsugar-assets.com

El estimulante cruce entre realidad y ficción, tan habitual y explotado por el cómic estadounidense, tampoco desaprovechó la oportunidad de fichar al actual presidente de EE.UU., Barack Obama, como un personaje más para varias historias.

Quizá el mejor ejemplo fue “Spidey Meets the President!” (2009), una edición especial de Spider-Man en la que compartía protagonismo con Obama, quien en diferentes ocasiones ha comentado que, desde que era niño, colecciona cómics del popular superhéroe arácnido.

Fuera recuperando sucesos históricos o planteando realidades alternativas, dos gigantes de las viñetas como Marvel y DC Comics han echado mano de presidentes estadounidenses para sus historias de manera frecuente.

Así, John F. Kennedy, Richard Nixon, Ronald Reagan o George W. Bush, entre muchos otros, contaron con sus respectivos homenajes o parodias en versión cómic.

Más allá de la inclusión de figuras políticas, el cómic estadounidense ha demostrado, en numerosos casos, muchos reflejos para palpar el ambiente social y político y usarlo como materia creativa.

En este sentido, el celebrado autor de cómics Frank Miller (“Sin City”) aseguró en mayo en el Salón del Cómic de Barcelona que la política es “una fuente de inspiración” que le fascina y a la que no tiene intención de renunciar.

“Donald Trump es un personaje clásico estadounidense, rico, pomposo, que lo único que hace es tener pasta e intentar conseguir las joyas de la corona. En el otro lado está una dedicada servidora como Hillary Clinton. Espero que mi país tome la decisión correcta”, añadió Miller.

Sea cual sea el resultado de las elecciones estadounidenses de noviembre, parece seguro que los dibujantes y guionistas tendrán material de sobra para seguir entrelazando los mundos de la política y el cómic. EFE

dvp/cg/cav

Publicidad