Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

François Hollande, al filo de los 60 años

El presidente de Francia, Francois Hollande, aparece poco antes de reunirse con su contraparte de Nigeria, Issoufou Mahamadou, en el Palacio del Eliseo en París el lunes 11 de junio de 2012. Los socialistas y sus aliados de izquierda ganaron la primera ronda de las elecciones legislativas del domingo 10. (Foto AP/Thibault Camus)

París, 10 ago (EFE).- El presidente de Francia, François Hollande, cumplirá 60 años el próximo martes, en el primer verano que disfruta oficialmente como soltero en 35 años dedicados a la política y mientras la prensa francesa espera que haga oficial su supuesta relación con la actriz Julie Gayet.


Publicidad

Tras compartir casi treinta años de su vida con Ségolène Royal, madre de sus cuatro hijos, y llegar a la presidencia francesa en 2012 con Valérie Trierweiler como pareja, Hollande puso fin a su relación con la primera dama el pasado mes de enero, cuando un reportaje fotográfico le atribuyó una relación sentimental con Gayet, de 42 años.

Desde entonces, el presidente ha privilegiado la discreción sobre su vida privada, ha evitado llevar a los tribunales a la revista que desveló su romance y, recientemente, ha desmentido el rumor sobre su supuesta boda con la actriz el 12 de agosto, día de su cumpleaños.

“Es mi cumpleaños, y nada más. ¡Podéis traer un regalo! Pero no hace falta llegar con regalos adicionales y peladillas”, bromeó durante una cena con la prensa el presidente, que nunca se ha casado.

Mientras los fotógrafos esperan la imagen que confirme la relación del político y la intérprete -en la residencia veraniega de La Lanterne, a las afueras de París o junto a la casa de la familia Gayet en Gers, en el sur del país- la prensa del corazón se pregunta si la relación entre ambos ha terminado.

“Closer”, la revista que aireó la supuesta relación entre Hollande y Gayet, ha publicado esta semana unas fotos de la actriz disfrutando de unos días de descanso con un abogado parisino en la isla de Córcega, pocos días antes e que Hollande se convierta en sexagenario.

No obstante, las fotos no muestran más que a dos personas compartiendo un rato en la playa y el grueso de la prensa cuenta con que Hollande oficialice su relación con Gayet durante este verano.

Más allá del misterio que rodea su fiesta de cumpleaños, Hollande no ha podido desconectar de la actualidad política en la residencia presidencial colindante al Palacio de Versalles en la que se aloja estos días, a media hora en coche de París.

El avance en Irak del yihadista Estado Islámico (EI), cuyas posiciones ha bombardeado Estados Unidos para evitar que se hagan con el control del Kurdistán iraquí, ha devuelto a Hollande a la escena internacional.

El presidente francés -cuya popularidad históricamente baja suele remontar cuando combate el terrorismo internacional en el extranjero, como en las intervenciones del Ejército galo en Mali o República Centroafricana- ha apoyado la decisión de Barack Obama y ha enviado ayuda humanitaria a la zona.

De la mano de Hollande, Francia se ha convertido -junto con el Reino Unido- en el mayor aliado de Estados Unidos en su batalla por mermar a los islamistas armados que controlan gran parte de Irak.

También el conflicto entre Israel y Palestina ha ocupado parte de las vacaciones del jefe del Estado francés, aunque los intentos de París por lanzar una ronda de negociaciones se han visto eclipsados por la iniciativa egipcia para lograr un alto el fuego definitivo en la Franja de Gaza.

Pero el foco mediático sobre la política internacional de Francia o el enigma sobre la situación sentimental de Hollande probablemente pasarán a un segundo plano a partir de septiembre, cuando arranque el curso político con una agenda cargada de reformas para reactivar la economía gala.

Tras los recientes fracasos de los socialistas en las urnas en las elecciones municipales del pasado marzo y en las europeas de mayo, el próximo desafío de Hollande pasa por recuperar el terreno perdido ante las elecciones departamentales de 2015, con vistas a una eventual reelección presidencial en 2017.

También a final del verano se sabrá si el conservador Nicolas Sarkozy, a quien Hollande derrotó en 2012, decide regresar activamente a la política e intentar tomarse la revancha en las próximas elecciones para elegir al jefe del Estado francés.

El marido de Carla Bruni también se acerca a los sesenta años, que cumplirá el próximo enero. Falta por saber si lo hará como líder de la derecha francesa y candidato a la jefatura del Estado. EFE