Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Liberan a dos disidentes del grupo de los 75

Las damas de blanco en una protesta pacífica. Foto de Archivo, La República.

Una de las líderes de las Damas de Blanco informó este lunes la liberación de dos disidentes miembros del grupo de los 75 después de tres días de detención en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.


Publicidad

“Los liberaron en horas tempranas de la mañana de este lunes”, dijo Berta Soler en conversación telefónica con la AP.

Soler es la esposa de Ángel Moya, quien junto con José Daniel Ferrer fue detenido el viernes en la provincia de Santiago de Cuba, unos 900 kilómetros al este de La Habana. Ambos son parte del grupo de los 75 que fueron arrestados en 2003 y liberados en los últimos meses en el marco de un acuerdo entre la Iglesia Católica y el gobierno cubano de julio de 2010. Moya había sido condenado a 20 años de prisión en tanto Ferrer a 25 años, y son los primeros del Grupo de los 75 que fueron detenidos después de haber sido excarcelados hace unos meses.

Ambos son parte de los 12 excarcelados que optaron por quedarse en Cuba en tanto todos los demás viajaron a España junto a algunos familiares.

Elizardo Sánchez, responsable de la ilegal pero tolerada comisión de derechos humanos en la isla, confirmó la liberación de todas las personas que fueron detenidas brevemente el jueves después de una ceremonia en honor a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, en la provincia de Santiago de Cuba.

También quedaron libres los tres hombres que habían sido apresados junto con Moya y Ferrer el viernes.

Según Sánchez, con estas detenciones “el gobierno (cubano) persigue contener las manifestaciones de descontento e intimidar a la oposición”.

De acuerdo a la información de Sánchez, Moya y Ferrer fueron detenidos en el momento en que iban a realizar una marcha.

Las autoridades cubanas afirman que los disidentes son mercenarios a sueldo de Estados Unidos y de grupos de intereses asociados para realizar acciones contra el gobierno de la isla.

Las Damas de Blanco, la mayoría son esposas o parientes de los detenidos del grupo de los 75, iniciaron sus marchas dominicales en La Habana para reclamar la liberación de sus familiares.

En un programa el jueves, la televisión cubana negó que se hubiera reprimido a opositores.

En tanto la Iglesia Católica aseguró la semana pasada que “el gobierno cubano ha comunicado a la Iglesia que desde ningún centro de decisión nacional se ha dado la orden de agredir a estas personas”.

Para la Iglesia, “la violencia de cualquier tipo, aplicada a personas indefensas, no tiene ninguna justificación”, señaló una nota del arzobispado enviada a la prensa. AP