Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Sanciones de EEUU dañan el clima, pero no rompen el diálogo nuclear”

Hasán Rohaní

Teherán, 30 ago (EFE).- El presidente iraní, Hasán Rohaní, dijo hoy que las nuevas sanciones económicas aprobadas por Estados Unidos dañan el clima negociador, pero no romperán el diálogo nuclear.


Publicidad

“Lo que los (norte)americanos han hecho no está bien. No se corresponde con el espíritu de las conversaciones y la negociación y profundiza la desconfianza entre nosotros. No es constructivo y no ayuda”, aseguró Rohaní en una conferencia de prensa en Teherán, pero afirmó que Irán seguirá sentado en la mesa de las negociaciones.

Resaltó que “las sanciones impuestas ayer no van a dañar las negociaciones en sí mismas, pero sí uno de los pilares fundamentales de la negociación, que es la confianza”.

Rohaní volvió a denunciar que las medidas contra su país, impuestas por la comunidad internacional por las dudas que genera su programa nuclear, son “ilegales”, especialmente las que afectan a medicinas y productos farmacéuticos, que calificó de “crimen contra la humanidad”.

Preguntado sobre su asistencia a la próxima reunión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Rohaní indicó que aún no ha decidido si irá y negó que tenga previsto un encuentro con el presidente estadounidense, Barack Obama.

Durante la última Asamblea General mantuvo con él una conversación telefónica, en lo que supuso el primer diálogo directo entre presidentes de ambos países en décadas.

En relación a las negociaciones nucleares, señaló que “Estados Unidos es el único país del G5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) que tiene dudas”.

“Sentimos que los siete países queremos resolver el problema”, manifestó, al tiempo que afirmó que todo el mundo sabe que el sistema de sanciones “fue una decisión errónea que no funcionó, no fue buena para nadie”.

“Va a ser una negociación dura, hay tres o cuatro asuntos complicados que aún tienen que resolverse”, reconoció, pese a lo cual, se siente “optimista” de que se vaya a lograr un acuerdo en el plazo pactado, antes de finales de noviembre próximo.

El presidente aprovechó también para hacer recuento de los logros de su presidencia, centrándose sobre todo en las cuestiones económicas, entre las que destacó la reducción de la inflación de más de un 40 % a un 23,2 % y la disminución del decrecimiento de un -6,7 % a un -1,1 % en el último año.

Para finales del próximo año fiscal, que en Irán acaba en marzo, prometió que la inflación será solo de un dígito.

Recalcó las medidas para aumentar la inversión en desarrollo y la mejora de la eficiencia del agua en usos agrícolas, el aumento de la capacidad de producción de gas y en la agricultura y la mejora del acceso al sistema sanitario público.

Además, resaltó los esfuerzos de su Gobierno para mejorar las relaciones con el resto del mundo, especialmente con los países vecinos, e hizo un llamamiento para que la comunidad internacional se una para luchar contra el terrorismo, poniendo como ejemplos los conflictos de Irak y Siria.

“Cualquier país que pida nuestra ayuda para luchar contra el terrorismo la tendrá”, dijo.

No obstante, descartó “colaborar o coordinarse con Estados Unidos” en ese sentido, en concreto en el caso de Irak, donde ambos tienen interés en derrotar al grupo islamista suní Estado Islámico (EI), que se ha hecho con el control de amplias zonas de ese país y en Siria.

Rohaní casi no hizo referencia a aspectos culturales o sociales, en los que, a pesar de sus promesas electorales, apenas ha conseguido avanzar en su año de mandato y se limitó a destacar el apoyo del Gobierno a los avances en el campo de la ciencia. EFE