Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La ONU, preocupada por las nuevas amenazas a la frontera entre Siria e Israel

Soldados israelíes en sus tanques tras la primera muerte de un israeí en los Altos del Golán desde el estallido de la guerra civil siria hace tres años, cerca de la localidad israelí de Alonei Habashan, cerca del paso fronterizo de Quneitra, el 22 de junio de 2014. (AP Photo/Oded Balilty)

Naciones Unidas, 18 dic (EFE).- La ONU expresó hoy su preocupación por las nuevas amenazas que afectan a la región fronteriza entre Siria e Israel e insistió en la necesidad de mantener la desmilitarización pactada hace 40 años en esa zona.


Publicidad

Las nuevas preocupaciones surgieron durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se aprobó renovar el mandato de la misión de “cascos azules” en los Altos del Golán, que cuida una de las regiones más delicadas de Oriente Medio.

La Fuerza de Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF, por su sigla en inglés) fue creada en 1974 para supervisar el alto el fuego firmado entre Siria e Israel, pero el conflicto sirio ha generado nuevas tensiones en esa región.

Decenas de “cascos azules” fiyianos fueron capturados a fines de agosto pasado por un grupo radical islámico y puestos en libertad dos semanas después, y además fueron atacadas dos posiciones de UNDOF custodiadas por agentes filipinos, sin causar víctimas.

La preocupación se mantiene porque, según la ONU, los grupos opositores sirios y el Ejército de Bachar al Asad están librando combates en la zona de separación, que además está siendo castigada por el fuego de armas pesadas de ambos bandos.

Por ello, el consejo aprobó hoy una resolución, la 2192, propuesta por Estados Unidos y Rusia, para pedir a todas las partes involucradas que se mantenga la desmilitarización de la zona y se respete el papel clave que mantienen allí los “cascos azules”.

La resolución pide que “respetar escrupulosa y plenamente” los acuerdos de separación de fuerzas sirias e israelíes de 1974 y que actúen “con la máxima moderación” para evitar una violación del alto el fuego y de la zona de separación.

También recalca el consejo “que en la zona de separación no debe haber actividad militar de ningún tipo, incluidas las operaciones militares de las Fuerzas Armadas Árabes Sirias”, y pide lo mismo a los grupos armados de oposición que luchan contra Al Asad.

El consejo, además, solicita a países con influencia sobre los grupos armados de la oposición siria que les “transmitan con firmeza” la necesidad de respetar el papel de UNDOF, sus miembros y sus desplazamientos.

También pide a estos grupos de la oposición siria que abandonen las posiciones a cargo de los “cascos azules” y liberen el paso de Quneitra, y además “que devuelvan los vehículos, las armas y demás equipo del personal de mantenimiento de la paz”.

El consejo acordó en la misma resolución prorrogar una vez más, hasta el 30 de junio del año próximo, el mandato de la UNDOF, que está integrado por unos 1.200 “cascos azules”.

El análisis de las nuevas tensiones en los Altos del Golán se llevó a cabo en una reunión del consejo en la que se analizaron otros temas, como la situación en Afganistán y en la República Centroafricana.

No entró a discutirse un borrador de resolución dado a conocer anoche que pide la retirada de Israel de los territorios palestinos antes de fines del 2017, entre otros puntos, un texto que se lleva negociando por semanas en los pasillos de la ONU.

El borrador que defienden los palestinos promueve que en el plazo de un año desde que se apruebe la propuesta se alcance una solución pacífica para el conflicto entre israelíes y palestinos que sea “justa, duradera y completa”.

La propuesta defiende una solución de dos estados, con las fronteras previas al conflicto de 1967 pero con la posibilidad de que palestinos e israelíes hagan un mutuo intercambio de territorio, aceptado por ambas partes.

El borrador quedó anoche en la secretaría del Consejo de Seguridad para ser distribuido entre sus miembros. Por lo general, cuando se llega a ese paso el texto suele analizarse en un plazo de 24 horas, aunque no necesariamente siempre ocurre así.

Fuentes árabes dijeron hoy que “llevará tiempo” avanzar en ese borrador, pero, de momento, Estados Unidos, el principal aliado de Israel y que tiene el derecho de veto en el Consejo de Seguridad, ya ha dejado claro que no lo apoyará.

“Hemos visto el borrador y no lo apoyamos”, afirmó hoy en una rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. “No podemos apoyar una propuesta que ponga un límite de tiempo a la presencia de las fuerzas de seguridad”, agregó. EFE