Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

China acusa a Filipinas de alborotar islas y pide que deje de provocar

El Gobierno de China acusó hoy a Filipinas de ser el “verdadero alborotador y malhechor” en el Mar de China Meridional y pidió a Manila que deje de “provocar” en las islas que ambos países se disputan.


Publicidad

La portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores Hua Chunying se refirió así, en una rueda de prensa en Pekín, a la visita del jefe de las Fuerzas Armadas filipinas, Gregorio Catapang, a una isla del archipiélago de las Spratly, una zona del mar de China Meridional reclamada tanto por Pekín como por Manila.

Catapang se desplazó junto a un grupo de periodistas a la isla de Thitu (o Pag-Asa, según el nombre que le dan los filipinos), donde reivindicó que forma parte de la soberanía de Filipinas.

“Los hechos han probado, una vez más, que Filipinas es el verdadero alborotador y malhechor”, dijo Hua Chunying.

“Filipinas, una vez más, viola la ley internacional y la Declaración de Conducta en el Mar de China Meridional, crea problemas sobre este asunto y sigue llevando a cabo acciones provocativas, debilita la confianza mutua de las partes implicadas y la paz y estabilidad regional”, añadió la portavoz china.

Hua aseguró que China tiene “una soberanía sobre las islas Nansha” (nombre con el que los chinos conocen a las Spratly) y que éstas “nunca han sido parte del territorio de Filipinas”.

La portavoz del Ministerio de Exteriores chino instó a Filipinas a “respetar la soberanía territorial y el espíritu de la Declaración de Conducta” en la zona.

Asimismo, Hua pidió a Manila que “retire todo su personal de las instalaciones que ha ocupado ilegalmente y que pare todo tipo de acciones provocativas que infringen la soberanía y los derechos deChina“.

Filipinas ha denunciado la construcción de infraestructuras chinas en siete arrecifes de las Spratly, algo que va contra el Código de Conducta en el mar de China Meridional de 2002, ratificado por Pekín, y la ocupación del atolón de Scharborough, situado a unos 200 kilómetros de la costa noroeste filipina.

Según varios estudios, las Spratly podrían albergar importantes cantidades de gas y petróleo, razón por la que, apuntan los expertos, China y Filipinas cada vez protagonizan más incidentes. EFE [I]