Ecuador. Sábado 27 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La OTAN avanza en más medidas de seguridad para Turquía ante la amenaza yihadista

Los ministros de Exteriores de la OTAN avanzaron hoy en la preparación de nuevas medidas para reforzar la seguridad de Turquía, que aseguraron que ya estaban previstas y no relacionadas con la tensión por el derribo del caza ruso, y trataron cómo afrontar amenazas en el sur como la del Estado Islámico (EI).

“Tuvimos extensas discusiones sobre los acontecimientos en el norte de África y Oriente Medio. Discutimos los progresos de la coalición contra el EI, las medidas tomadas por Francia y otros aliados tras los ataques terroristas de París y las conversaciones de Viena para lograr una solución política a la guerra en Siria”, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Los aliados abordaron el derribo la semana pasada del caza ruso por parte de Turquía, que alega que violó su espacio aéreo, y afirmaron que ese país “tiene derecho a defender su integridad territorial y su espacio aéreo”, dijo Stoltenberg en una rueda de prensa al término de la primera jornada de la reunión de ministros de Exteriores aliados.

Dejó claro que “ahora lo fundamental es pedir una reducción de la tensión” y animó a un “diálogo directo entre Moscú y Ankara”.

Stoltenberg hizo hincapié en que los progresos realizados hoy por los ministros para reforzar las defensas de Turquía, algo que ya pidieron los ministros aliados de Defensa en octubre, no están motivados por el incidente con Rusia ya que se enmarcan en los planes a largo plazo de la Alianza.

“Hoy revisamos este trabajo, que está avanzando”, indicaron los ministros en una declaración conjunta, en la que sí que reconocieron que “se está reforzando en vista de la volatilidad general en la región”.

Recordaron que en diciembre de 2012 la Alianza decidió mejorar la defensa aérea de Turquía -actualmente España tiene desplegada una batería antimisiles Patriot cerca de la frontera con Siria-, y que siguen determinados a “seguir desarrollando medidas de seguridad adicionales de la OTAN” mientras los aliados “trabajan para preparar otras posibles aportaciones”.

Stoltenberg apuntó que el Reino Unido reiteró hoy que está listo para desplegar varios aviones en la base de Incirlik (en Adana, donde está situada la batería Patriot española), mientras que Dinamarca ha ofrecido capacidades navales como barcos de mando.

Los ministros confiaron en que ese trabajo preparatorio sea “finalizado en las próximas semanas”.

“Reiteramos nuestro apoyo a la integridad territorial de los aliados de la OTAN. La Alianza llama a la calma, la diplomacia y la rebaja de tensiones, y subraya la importancia de las medidas de reducción de riesgos”, indica la declaración, en alusión también a la necesidad de mecanismos que incrementen la transparencia sobre operaciones y ejercicios y que eviten casos como el del caza ruso.

Las amenazas procedentes de la frontera sur de la Alianza también estuvieron en el orden del día de la reunión, en especial el que supone la violencia extremista.

“Los desafíos desde el sur son graves y complejos. La OTAN ya está respondiendo”, aseveró Stoltenberg, quien recordó que para ello la Alianza se apoya en tres ejes: garantizar la defensa colectiva de los aliados, ayudar a gestionar las crisis existentes y trabajar con los socios para estabilizar la región.

Sobre la crisis siria, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, informó “extensamente” tanto de los esfuerzos de la coalición contra el EI (en la que no figura la OTAN como tal pero sí sus 28 miembros) como de las conversaciones en Viena en las que participan países como EEUU o Irán.

Los ministros reafirmaron que ese conflicto “sólo puede terminar con una verdadera solución política”.

Stoltenberg subrayó que el presidente sirio, Bachar Al Asad, es “responsable de atrocidades y de mucha violencia en Siria”, y dijo que “lograr una transición, también en lo que se refiere a su posición, es parte de lo que se está tratando ahora en Viena”.

Los ministros también aprobaron hoy una estrategia frente a la “guerra híbrida”, un nuevo tipo que combina tácticas civiles y militares como operaciones encubiertas o propaganda, que la Alianza quiere combatir con más “inteligencia y vigilancia”.

Los ministros también acordaron mantener la presencia de unos 12.000 efectivos en el marco de su operación de asesoramiento a las fuerzas de seguridad afganas a lo largo de todo 2016, de manera que retrasan al menos un año el repliegue previsto a Kabul.

Mañana deberán decidir si invitan a Montenegro a unirse a la Alianza y se entrevistarán con su homólogo ucraniano, Pavlo Klimkin. EFE [I]