Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Grecia empieza a enviar refugiados a Turquía

Una niña se tapa la cara mientras asoma durante la visita de la yazidí iraquí Nadia Murad Basee Taha, víctima de violación del grupo Estado Islámico, en el campamento de refugiados improvisado en el puesto fronterizo de Idomeni, en el norte de Grecia, el domingo 3 de abril de 2016. Nadia Murad Basee Taha es candidata al Nobel de la Paz de 2016. (AP Foto/Darko Vojinovic)

ATENAS (AP) — En medio de una fuerte seguridad, las autoridades en las islas griegas de Lesbos y Chios deportaron el lunes a 202 migrantes y refugiados en embarcaciones con destino a Turquía, iniciando la aplicación de un polémico plan de la Unión Europea para limitar la migración a Europa.

Publicidad

La operación comenzó al amanecer, cuando agentes de la agencia europea de fronteras, Frontex, escoltaron a los migrantes a pequeños transbordadores con destino a puertos cercanos en la costa turca. La operación forma parte de un plan duramente criticado por grupos humanitarios.

“Todos los migrantes devueltos son de Pakistán, salvo por dos migrantes de Siria que regresaron de forma voluntaria”, dijo Giorgos Kyritsis, dijo a la televisora estatal un portavoz del comité del gobierno para la crisis de refugiados.

Unos 4.000 migrantes y refugiados han sido detenidos en las islas griegas desde que entró en vigor el acuerdo el 20 de marzo.

Kyritsis dijo que 136 migrantes habían sido deportados desde Lesbos y 66 desde la cercana isla de Chios, donde la policía antimotines chocó horas antes con vecinos de la zona, en una protesta contra las expulsiones.

“Éste es el primer día de un momento muy difícil para los derechos de los refugiados. Pese a las serias brechas legales a y a la falta de protección adecuada en Turquía, la Unión Europea sigue adelante con un peligroso acuerdo”, dijo a Associated Press Giorgos Kosmopoulos, responsable de Amnistía Internacional en Grecia, que estaba en Lesbos.

Turquía no es un país seguro para los refugiados. Las autoridades de la Unión Eropea y Grecia lo saben y no tienen excusa”, añadió.

La operación estaba supervisada por un teniente general de la policía griega, que no dio detalles sobre la nacionalidad de los migrantes deportados.

Estaba previsto que se iniciaran las deportaciones de migrantes que no pidieron asilo o presentaron solicitudes que no se admitieron.

“Incluso si este primer grupo no son refugiados, lo que vemos es el comienzo simbólico de lo que podría ser una práctica muy peligrosa de devoluciones a Turquía”, dijo Kosmopoulos.

Europa y Turquía cerraron el acuerdo el mes pasado, después de que los países europeos tuvieran problemas para evitar una repetición del pico de migración de 2015, cuando más de un millón de personas llegaron al continente, muchos huyendo de la guerra civil en Siria.

Un total de 50.000 migrantes y refugiados están varados en Grecia tras el cierre de fronteras en la Unión Europea y los Balcanes, pero sólo los que llegaron después del 20 de marzo serán detenidos para su deportación. (I)

The Associated Press