Ecuador. Lunes 23 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Turquía pide a Alemania castigar a un humorista por una sátira sobre Erdogan

Recep Tayyip Erdogan

Berlín, (EFE).- La embajada de Turquía en Berlín ha formulado una nota verbal al Ministerio alemán de Asuntos Exteriores para que se inicie un proceso penal contra el humorista Jan Böhmermann por un poema satírico con ofensas al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Publicidad

Se trata de un nuevo capítulo en las tensiones diplomáticas entre Alemania y Turquía a cuenta del trabajo de varios cómicos germanos, aunque en este caso la Fiscalía sí ha abierto una investigación por posibles injurias.

El Ejecutivo alemán confirmó que ha recibido la nota de Turquía, como desveló el diario “Tagesspiegel”, y que será estudiada por miembros de la Cancillería y de los ministerios de Exteriores y de Justicia.

Jan Böhmermann recitó a finales de marzo lo que él mismo calificó de “crítica injuriosa” en el programa que presenta en la segunda cadena de la televisión pública (ZDF), la cual decidió después retirar el vídeo de su página web al considerar que no cumplía los “criterios de calidad” de la cadena.

Según señaló entonces el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, la canciller alemana, Angela Merkel, habló del caso por teléfono con el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu, con quien coincidió en que se trataba de un “texto intencionadamente ofensivo”.

Días antes, el Ministerio de Exteriores turco había llamado al embajador alemán en Ankara para protestar por la emisión de otro vídeo satírico sobre Erdogan, en la cadena pública regional NDR, en el que se criticaban los recortes de libertades en Turquía,

En esa ocasión, Berlín defendió al programa amparándose en la libertad de prensa y de expresión.

Tras ese incidente diplomático y ante el debate abierto en el país, Böhmermann decidió mostrar en su programa las diferencias entre la parodia y las injurias, según él mismo explicó, y recitó un poema en el que acusaba a Erdogan de practicar la zoofilia, golpear a menores y maltratar a discapacitados.

“Esto no está permitido en Alemania”, indicó el humorista, investigado por la Fiscalía de Maguncia tras recibir numerosas denuncias particulares.

El ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, entrevistado en el rotativo “Tagesspiegel”, eludió opinar sobre el caso, pero recordó que el propio Böhmermann dijo que había querido “explorar los límites de la libertad de expresión”.

El presidente del poderoso grupo editorial Axel-Springer, Mathias Döpfner, editor del popular diario “Bild”, salió hoy en defensa del cómico con una carta abierta publicada en el dominical “Welt am Sonntag”

“Querido señor Böhmermann, debe aprender que se aplican normas diferentes cuando se trata de líderes turcos. En Alemania se ha desatado una especie de crisis de Estado sólo porque usted ha llamado follacabras al señor Erdogan”, apunta Döpfner, quien asegura que él se rió con la broma y que no entiende la polémica generada en un país en el que rige la libertad de expresión y de sátira.

Döpfner garantiza su total apoyo al cómico, a quien, dice, tal vez conozca en los tribunales “con el presidente Erdogan como perito experto de los límites del mal gusto satírico”. EFE (I)

Publicidad