Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro advierte que hay suficiente espacio en las cárceles para los opositores

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, saluda a sus seguidores mientras camina con la primera dama, Cilia Flores, durante una marcha del Primero de Mayo en Caracas, Venezuela, el domingo 1 de mayo de 2016. (AP Foto/Ariana Cubillos)

Caracas, 9 jun (EFE).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, exigió hoy al titular del Parlamento, el opositor Henry Ramos Allup, que se disculpe por las que consideró expresiones “racistas” contra los seguidores del chavismo y advirtió que no le temblará el pulso para “ponerle los ganchos a los provocadores”.

Publicidad

“Le exijo a Ramos Allup se disculpe con el pueblo bolivariano noble, trabajador, decente, de nuestra patria”, reclamó Maduro durante un discurso que pronunció ante un grupo de seguidores del chavismo que marcharon hasta el palacio presidencial de Miraflores.

Maduro condenó las “expresiones racistas, violentas, antipopulares de Ramos Allup contra el pueblo bolivariano esgrimidas hoy en medio de los hechos provocados por la derecha”.

Se refirió así al pronunciamiento del titular de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) después de que un grupo de presuntos seguidores del chavismo agredió a diputados opositores que protestaban frente al Consejo Nacional Electoral (CNE) para exigir un referéndum revocatorio del mandato de Maduro.

Ramos Allup se quejó de que el jefe de la Guardia Nacional (policía militarizada) encargado de custodiar la sede del Poder Electoral debió “permitir el acceso” de los diputados a esas instalaciones para “garantizar la protección de personas en peligro de ser agredidas físicamente por cualquier grupo”.

Lamentó que hayan empujado a los diputados, que habían ingresado hasta el CNE para resguardarse, y los hayan entregado “en manos de esos grupos violentos que estaban allí”.

Uno de los heridos en la trifulca fue el diputado Julio Borges, jefe de la bancada de oposición, quien sufrió un corte en el rostro y la fractura de la nariz y el pómulo, después de que personas que se aglutinaron en los alrededores del CNE lo agredieran a golpes y con objetos contundentes.

“Las declaraciones de Ramos Allup hoy son la expresión de lo podrido que tiene el alma”, señaló el jefe de Estado, quien consideró que “ofendió al pueblo de Venezuela gravemente” y aclaró que el chavismo jamás ha ofendido al pueblo opositor.

A su juicio, el lenguaje de Ramos Allup significa “violencia, provocación, odio, desprecio, racismo social”.

El gobernante condenó la violencia “en todas sus formas” y la violencia que “hubo hoy en el centro de Caracas”, que atribuyó a “la provocación de la derecha” por lo que llamó al pueblo “a no caer en provocaciones”.

“No podemos caer en las provocaciones de la derecha opositora, violenta, que quiere llevar una escalada y una espiral de violencia callejera. Venezuela ha estado en paz y Venezuela va a seguir en paz”, subrayó.

Advirtió, en ese contexto, que “nadie se equivoque” ya que “hay suficiente cupo en las cárceles para todos los provocadores de derecha”.

“Y no me va a temblar el pulso para hacer cumplir la Constitución y las leyes de la República y ponerle los ganchos a los provocadores llámese como se llame”, añadió.

La oposición protestó hoy para exigir un pronunciamiento del CNE sobre el inicio del revocatorio contra Maduro, mientras el chavismo salió a las calles para respaldar al presidente. EFE

Publicidad