Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El papa viaja a Medellín a pedir compromiso contra violencia 

El exrrebelde de las FARC Carlos Juan Carlos Murcia, quien perdió su mano izquierda, abraza al papa Francisco durante una oración por la reconciliación en el parque Las Malocas en Villavicencio, Colombia, el viernes 8 de septiembre de 2017. (AP Foto/Andrew Medichini)

MEDELLÍN, Colombia (AP) — El papa Francisco celebra el sábado en la ciudad de Medellín su tercera misa multitudinaria en la que se espera llame a los colombianos a renovar la fe y que se involucren más en la atención de los desamparados.


Publicidad

Prevé, también, encontrarse con centenares de niños abandonados.

Un día después de encuentros con víctimas y victimarios del largo conflicto armado colombiano, en los que pidió un sincero paso por el perdón y la reconciliación del país, el papa llega con un mensaje de renovación y de exhortación a un mayor involucramiento para atender a los más necesitados.

El papa llegó al aeropuerto del municipio de Rionegro sobre las 09:00 hora local y fue trasladado en un sencillo automóvil sedán hasta la zona de la misa en Medellín. Las malas condiciones climáticas obligaron a que el traslado se hiciera por tierra y no en helicóptero, como estaba previsto originalmente, según las autoridades.

Medellín, la capital del departamento de Antioquia y la segunda ciudad más importante del país, sufrió en el pasado reciente los embates de la violencia paramilitar y del narcotráfico.

De acuerdo con las autoridades eclesiásticas, Medellín es una de las ciudades del país que más sacerdotes tiene. También es recordada por albergar una conferencia de los obispos latinoamericanos, celebrada en 1968 y que motivó la visita del primer papa –Pablo VI– a Colombia y América Latina ese año. La conferencia concentró su atención en favor de los pobres en el mundo, lo que preparó el terreno para el ascenso de la teología de la liberación, según los analistas.

La misa está prevista para las 10:15 hora local. Luego del oficio religioso, Francisco se reunirá por la tarde con centenares de niños abandonados y en condiciones de riesgo en la Casa Familia San José, una institución caritativa. Antes de regresar a la Nunciatura Apostólica en Bogotá, el papa celebrará un encuentro con sacerdotes, seminaristas y sus familias.

La víspera, el alcalde de Medellín informó que a la misa asistirían el presidente Juan Manuel Santos y el exmandatario y senador Álvaro Uribe, un acérrimo rival del actual gobernante y fuerte crítico a los acuerdos de paz que firmaron el año pasado el gobierno y las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Sin embargo, medios colombianos reportaron el sábado que Santos no viajaría a Medellín, pero sí a Cartagena, el domingo, para el último día de estadía de Francisco en el país.

La presencia de Santos y Uribe en la misa había llamado la atención como un posible paso a la reconciliación pedida por el papa en una nación que quedó polarizada tras la firma de la paz.

El papa vivió el viernes una jornada intensa y conmovedora: en un encuentro en la ciudad de Villavicencio _una de las más golpeadas por la guerra_ escuchó los testimonios de víctimas y agresores del conflicto, rezó con ellos y les pidió que perdonaran con franqueza para lograr sanar las heridas del más viejo conflicto armado de América Latina.

(I)