Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La inmadurez y el descabello como eje del reino

Gustavo Domínguez
Quito, Ecuador

Cuenta la historia de la existencia de un reino que era tan rico como extravagante y turbulento. El príncipe heredero, que universalmente era famoso por hablar e interactuar con los pajaritos, también era ejemplarmente practicante de la democracia; pues no creía que heredar el trono del rey muerto era suficiente para afianzar su dinastía.

Gustavo Domínguez
Quito, Ecuador


Publicidad

Cuenta la historia de la existencia de un reino que era tan rico como extravagante y turbulento. El príncipe heredero, que universalmente era famoso por hablar e interactuar con los pajaritos, también era ejemplarmente practicante de la democracia; pues no creía que heredar el trono del rey muerto era suficiente para afianzar su dinastía.

Es así, que para legitimarla y maquillarla de constitucionalmente correcta, se hizo ratificar por la más democrática e institucionalmente mejor organizadora de elecciones populares en el mundo conocido por sus súbditos; el real y anti imperial consejo nacional electoral. Nombre con el que se conocía a la nobilísima institución.

Un importante cuerpo de la monarquía, cuya misión principal era cuidar que se respeten las democráticas normas diseñadas por la estirpe reinante para aplastar, agredir, insultar y vejar a la minoría; que dicen, que en ese rico, extravagante, turbulento, inmaduro y descabellado reino, era inexplicablemente más abultada que la minoritariamente numérica mayoría.

Como el reino era muy uniforme, el real y anti imperial consejo nacional electoral solamente era un fiel reflejo del brazo legislativo gobernante. Y siendo el rey tan ejemplarmente democrático, la institucionalidad legislativa de su imperio, con el adalid de la democracia imperial a su cabeza, era aún más papista que el Papa, más demócrata que la democracia misma. Dicen que era la esencia de la democracia ateniense, tal cual como fue originalmente percibida y practicada.

Y  para demostrarle al rey y a los amigos gobernantes del rey sobre la esencia y espíritu republicano de la asamblea del pueblo…ahí mismo, en el real palacio anti imperial legislativo, les propinaban unas ejemplares palizas a los que se atrevían a decir que el rey no era el rey, que solo era un heredero sin trono. Es decir, en todos los rincones del reino, se suponía como ilícito el reclamo a debatir ideas diferentes. Se presumía enemigos del reino, especialmente  a todos aquellos que sugerían que el rey era un monarca sin trono, y sin papel higiénico donde escribir sus semanales delirios de insólitos magnicidios.

Tal cual como la antigua Atenas, este moderno reino en el que su sistema de gobierno del pueblo- en el cual las decisiones eran tomadas por la asamblea de ciudadanos enchufados al rey muerto o por los emperadores de una isla vecino y no por el rey viviente- no consideraban ciudadanos a quienes mayoritariamente votaron por el candidato enemigo, y a los que el rey había descubierto gracias a los profesionales y extraordinarios servicios técnicos del real pero anti imperial consejo nacional electoral.

Se comenta que como en todas las reales, lujosas, ricas y pomposas cortes, los cortesanos empezaron a alimentar ambiciones y engordar monstruos que se embuten con corrupción, chismes y rumores golpistas, generando la incorrecta imagen de que la corte estaba a las puertas de una destructiva e irremediable crisis interna, y que así es como se dio origen al caos y el desconcierto cortesano.

Pero el rey, que para defender su reino sabe del arte de armar  desgreñadas pataletas para desviar la tensión interna a los valles de reinos vecinos, dicen que producto del creciente rechazo de su pueblo, organizó un inmaduro y descabellado proyecto para imponer internacionalmente su desatinado concepto interno de democracia, donde nadie puede atreverse a hablar con quien el rey no autoriza.

Finalmente, cabe destacar, que cualquier similitud de esta imaginaria historia con la realidad, simplemente es pura coincidencia.

 @gusdominguezm