Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fuerzas Armadas en la seguridad interna

Alberto Molina
Quito, Ecuador

Las misiones tanto de las FF.AA. como de la Policía están claramente señaladas en la Constitución.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

Las misiones tanto de las FF.AA. como de la Policía están claramente señaladas en la Constitución. El Art. 158: “La protección interna y mantenimiento del orden público son funciones privativas del Estado y responsabilidad de la Policía Nacional”.  La palabra privativa según el diccionario de la RAE: “Propio y peculiar singularmente de alguien o algo, y no de otro”, esto aclara perfectamente la misión policial, el resto son manipulación y juego de palabras. No sólo que se está violando la Constitución, sino otras leyes. Me refiero a la Ley de Seguridad Pública y del Estado (art. 35), que dice que una vez que el gobierno ha decretado el estado de excepción y por ende, la movilización de las FF.AA., éstas actuarán en apoyo de la Policía.

Jamás los militares han estado ajenos al control del narcotráfico, del crimen organizado, del tráfico humano, de armas,  de combustibles, etc. Las FF. AA. han colaborado en labores de inteligencia para prevenir y neutralizar acciones delictivas; además, permanentemente realizan operaciones de interdicción marítima y área y vigilancia de las fronteras, espedialmente la del norte.

El 24 de noviembre de 2010, el juzgado XXII de Garantías Penales “concedió las medidas cautelares (pedidas por el Ministerio de Justicia) para que las FF.AA. del Ecuador se sumen a la lucha contra la delincuencia en todo el territorio nacional”.  De acuerdo a los juristas, las medidas cautelares es una figura jurídica que permite a los ciudadanos parar los abusos del Estado. ¿En este caso, el Estado pide al propio Estado que lo proteja del Estado?

La Ley de Seguridad Pública y del Estado le otorga una nueva potestad al Ejecutivo, la Reformatoria se aprobó así: “A continuación delArt. 11, agréguese el siguiente artículo innumerado: Art.-…Complementariedad de acciones de Fuerzas Armadas a la Policía Nacional.- Con el fin de precautelar la protección interna, el mantenimiento y control del orden público y la seguridad ciudadana, las Fuerzas Armadas podrán apoyar de forma complementaria las operaciones que en esta materia competen a la Policía Nacional. Para tal efecto, los/las Ministros/as responsables de la Defensa Nacional y del Interior, coordinarán la oportunidad y nivel de la intervención de las fuerzas bajo su mando, estableciendo las directivas y protocolos necesarios”. Es decir se le otorga al ejecutivo, un cheque en blanco.

La Ley de Seguridad derogada, le permitía al gobierno emplear a las FF.AA. en la seguridad interna, el Art. 39, decía: “(cooperación para la seguridad interna).- En el aspecto de seguridad interna, el Frente Militar cooperará o podrá intervenir, según el caso, con los otros organismos del Estado en el mantenimiento del orden público”.

En Montecristi no escucharon recomendaciones sensatas y borraron en la Constitución el concepto de Fuerza Pública (FF.AA. y Policía Nacional) y establecieron misiones específicas para cada institución; con una visión miope, sobre todo con una poderosa carga ideológica antimilitar; ahora se aprueba una reforma inconstitucional que en el futuro puede provocar graves consecuencias.