Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno se queja al Nuncio Apostólico por declaraciones de Monseñor Arregui

Anconcito (Santa Elena), 29 agosto 2015.- El Presidente de la República, Rafael Correa, presentó su informe semanal de actividades en el Enlace Ciudadano 439 desde Anconcito, provincia de Santa Elena. Santiago Armas / Presidencia de la República

Quito.- El presidente de la República, Rafael Correa, declaró en su enlace sabatino de esta mañana que los curas “no tienen derecho” a intervenir en la política y, si lo hacen, recibirán una respuesta política. Esto en referencia a monseñor Antonio Arregui, arzobispo de Guayaquil.


Publicidad

Correa anunció que el gobierno del Ecuador envió una queja al Nuncio Apostólico, el máximo representante de la Iglesia Católica en el Ecuador, en virtud de la intervención de Monseñor Arregui en la política nacional cuando manifestó que el diálogo nacional convocado por el presidente Rafael Correa debe “recuperar credibilidad”. 

Ante estas declaraciones, el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, calificó al religioso como “insolente recadero de la derecha”.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana ha expresado, por medio de un comunicado de fecha 28 de agosto, que rechazan las declaraciones “ofensivas” de Mera: “Las sentimos como una ofensa a la buena voluntad de todos los Obispos del Ecuador, que no hemos hecho más que llamar al diálogo y a la mesura a todos los actores políticos y sociales, en la actual situación de tensión y de difícil perspectiva para nuestro país”.

En ese sentido, la Conferencia Episcopal espera las disculpas del caso y ha llamado a seguir las palabras del Papa Francisco:  “evitar egoísmos, promover la comunicación y el diálogo, e incentivar la colaboración”.

Por su parte, el presidente Rafael Correa leyó en su sabatina dos cartas que le envió el jerarca de la Iglesia Católica agradeciendo por la hospitalidad que tuvo el Ecuador durante su visita oficial, el pasado julio. En una de las cartas, escrita a mano, agradecía el obispo de Roma por un mantel ecuatoriano que el hijo de Correa le regaló y que hoy cubre un altar en el Vaticano. (I)