Ecuador. Domingo 23 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Vicepresidenta de los waorani pide al Estado respetar su territorio, el Yasuní

Alicia Cahuiya, vicepresidenta de la nacionalidad waorani. Foto de La República.

Quito.- Esta mañana en Acción Ecológica se llevó a cabo una rueda de prensa presidida por Alicia Cahuiya, vicepresidenta de la nacionalidad Waorani, respecto del miembro de su comunidad que perdió la vida en un ataque de ‘no contactados’. 


Publicidad

El incidente, en el que también resultó herida una mujer waorani, tuvo lugar el pasado 25 de enero y los atacantes fueron un grupo taromenane, en la zona intangible del Yasuní. El ataque se produjo mientras los waorani iban en una canoa por el río Shiripuno, cerca de Bahameno.

Cahuiya ha sido muy clara: si el Estado ecuatoriano no resuelve el conflicto que se ha iniciado, la nacionalidad waorani podría que atacar a los taromenanes. También ha manifestado que esa no es la intención de su pueblo, por el contrario, ellos quieren compartir la selva con los ‘no contactados’ de la forma más pacífica, para que las familias de ambas poblaciones puedan crecer en paz.

La vicepresidenta de los waorani ha manifestado que los taromenane los han atacado ante las tensiones generadas por las petroleras, lo cual ha ocasionado que los ‘no contactados’ se pongan contra los waoranis que ya que ellos están en contacto con la civilización y las compañías que explotan el petróleo en la Amazonía ecuatoriana.

Se mostró preocupada por la reducción del territorio taromenane a causa de las exploraciones petroleras, lo cual es el motivo de la tensión que se vive en la zona. Es por eso que urge al gobierno nacional una solución que pueda preservar la vida de los waorani y de los taromenane. Ella considera que si el Estado no toma medidas para preservar la inviolabilidad de esos territorios, podría ocurrir una masacre. 

“Queremos que entiendan” dijo Cahuiya en alusión al gobierno, y señaló que esos territorios les pertenecen desde siempre y que el Estado ecuatoriano debe respetarlo. A esto acotó Alexandra Almeida, de Acción Ecológica, que la zona del Yasuní, donde viven los taromenane, está rodeada de petroleras y esta situación la que genera, hoy en día, la violencia.

Una de las abogadas que impulsa llevar este caso ante la CIDH, Kathy Álvarez, ha pedido que las instituciones a cargo de la protección de las nacionalidades pongan en marcha planes de reparación para las familias que se han quedado huérfanas ante el estos conflictos, particularmente por la del pasado 25 de enero. Además, pidió precaución para evitar una “matanza brutal” en el futuro.

El Dr. Ramiro Ávila, abogado de Yasunidos, anunció que un junto a varios ecologistas presentó a la CIDH una actualización de las medidas cautelares el pasado 27 de enero del 2016, a fin de que no se vuelvan a repetir las acciones y omisiones del Estado que han tenido como consecuencia negligencia en la prevención de matanzas en los últimos años, entre los pueblos Waorani, Tagaeri y Taromenane. Piden que se prevenga y se garantice efectivamente la vida de los pueblos en aislamiento, que se haga un control efectivo de armas, que se repare a las víctimas para que no exista el ánimo de represalias culturales y que se transparenten todas las acciones tomadas por el Estado, para que haya control ciudadano.

Ávila le recordó al gobierno, además, que según la constitución del Ecuador en los territorios en donde existen grupos en aislamiento voluntario está prohibida la explotación petrolera.

(I)