Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cynthia cierra la campaña en Guayaquil con una “caravana del triunfo”

Cyntjia Viteri cierra campaña en Guayaquil, el 16 de febrero de 2017.

Cynthia Viteri, una abogada de 51 años, ha cerrado su campaña electoral con una mutitudinaria caravana que ha terminado en pleno centro comercial de Guayaquil. Fue acompañada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, hasta la emblemática avenida 9 de Octubre. “Es la caravana del triunfo. A preparse para arrancar el lunes con muchísima más fuerza. Es un cambio positivo”, indicó la candidata.


Publicidad

Franklin Acevedo, ataviado con una camiseta de apoyo a Viteri, dijo a The Associated Press: “no sabe cómo hemos trabajando en toda la ciudad; mañana tarde y noche convenciendo a los votantes que Cynthia es la mejor opción. Ya estamos hartos de Correa y sus amigos”.

La candidata opositora, cuya trayectoria política se remonta a 1998 -año en el que ocupó un escaño en el Parlamento-, se presenta por segunda ocasión a una elección presidencial, pues su primera vez fue en 2006, cuando Correa ganó.

Viteri competirá, junto a otros siete candidatos presidenciales, por el sillón que ocupa el actual mandatario izquierdista, quien entregará el poder a su sucesor en mayo próximo.

Por eso, la candidata prefiere pensar más en lo que hará en mayo y asegura que en los comicios del domingo el electorado castigará a Correa y optará por “el cambio verdadero” que dice representar.

Viteri, en entrevista con Efe, dijo que ella se refugia, en los momentos difíciles, en sus recuerdos de la infancia, la que asegura fue la época más feliz de su vida.

Por ello afirma que tiene “urgencias” que cumplir como eventual mandataria, pues sostiene que el país requiere de una transformación profunda que cambie la situación crítica a la que, según dice, le ha llevado Correa.

Viteri, por ejemplo, dice que le duele “el abandono, el hambre, la pobreza, la enfermedad” que padecen muchos ecuatorianos que anhelan un mejor país, donde haya “medicinas, atención especializada en salud, ancianos bien tratados”.

Pero, sobre todo, que “los niños estén bien protegidos, donde no pasen hambre, donde no pasen soledad, donde no vivan miseria, donde no vivan violencia, donde las mujeres dejen de llorar, donde los hombres puedan llevar todos los días la comida a sus casas, como también las madres jefas de familia”.

Ella dice soñar con un país “generoso y solidario, en un Ecuador feliz” y por eso repite que tiene la “urgencia de que ya sea mayo”.

“Ya tengo listo el proyecto para bajar impuestos” e implementar las reformas necesarias para mejorar el acceso de los jóvenes a la educación universitaria, impulsar el empleo, construir viviendas para familias pobres y aupar los emprendimientos productivos, añadió.

También asegura que si llega a la Presidencia emprenderá una lucha contra la corrupción, sobre todo la que se ha generado en la Administración de Correa.

Luchará contra la corrupción pero “sin venganza, con justicia verdadera”, evitando que las víctimas sean “perseguidas por los victimarios y que los victimarios no se conviertan en víctimas”.

“Todo acto de corrupción, antes, durante y después” será combatido y ninguno de los corruptos “va a poder disfrutar de lo robado”, afirmó.

Viteri está convencida de que Ecuador deberá mantener un diálogo directo con la Administración de Donald Trump, ya que Estados Unidos es el principal socio comercial de su país y residencia de 2,5 millones de ecuatorianos.

También sostiene que eliminará el asilo político que el Gobierno de Correa concedió al fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, quien permanece desde junio de 2012 en la Embajada de Ecuador en Londres.

“Lamentablemente yo no tengo plata (dinero) para mantener a una persona allá, cuando acá hay niños y familias que viven con menos de tres dólares al día”, advirtió. EFE

fa/jsm/dsz