Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El astrofísico Luminet cree que pronto habrá pruebas de vida en el Universo

El astrofísico francés Jean-Pierre Luminet cree que se está “muy cerca”, máximo 20 o 30 años, de tener la prueba definitiva sobre la existencia de otras formas de vida en el Universo, lo que será no solo un gran descubrimiento sino que llevará parejo un debate filosófico.

Publicidad

Luminet, director de investigación en el Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia, dará hoy una conferencia en la Feria del Libro de Madrid, sobre grandes científicos de la historia como Copérnico o Kepler y hará un repaso a los nuevos descubrimientos de la astrofísica.

El gran descubrimiento de los últimos quince años en las ciencias del Universo son los exoplanetas -planetas fuera del Sistema Solar-, indicó a Luminet a Efe en una entrevista, y agregó que ahora se tienen los medios para detectarlos y centrarse en aquellos que pueden tener condiciones favorables para la vida.

Hace apenas un mes, la Nasa anunció el descubrimiento de casi 1.300 planetas extrasolares, de los que nueve reúnen condiciones para albergar vida.

“Creo -indicó- que estamos muy cerca. Muy cerca puede ser en algunos años, máximo en 20 o 30 años, de tener finalmente la certidumbre, la prueba definitiva de que otras formas de vida existen en el Universo”, que “casi con toda probabilidad serán relativamente primitivas”.

Para Luminet, un descubrimiento de ese calibre abrirá “un debate filosófico y científico y cambiará la forma de pensar de la Humanidad como algo único y central”.

Aunque dicho debate sería “mucho más importante si de pronto recibiéramos una señal extraterrestre de una civilización inteligente”, Luminet dijo que “incluso una bacteria es vida”, por lo que “hará falta además un trabajo de explicación al público, para que el impacto de ese descubrimiento sea lo suficientemente importante”.

Entre los últimos grandes descubrimientos citó la materia oscura que forma el 99 % de Universo y “aún no se sabe qué es”; los agujeros negros, “que cada vez tienen un papel más importante en el Universo” y las ondas gravitacionales. Con todo ello “se está desarrollando una nueva astronomía”, dijo.

Luminet (Cavaillon, sur de Francia, 1951) da nombre a un asteroide, el 5523, descubierto en el cinturón principal del sistema solar, y tiene premios como el Georges Lemaître (1999) por sus modelos de “universos arrugados”, y sus contribuciones sobre los agujeros negros y la gravitación relativista.

Sin embargo, no ciñe su acción al campo científico pues también es escritor, faceta en la que enmarca una serie de novela histórica sobre científicos como Copérnico, Kepler o Newton, “grandes revolucionarios que lograron hacer cambiar las concepciones de la época y se enfrentaron a grandes oposiciones”.

Y es que, la ciencia “no se realiza de manera independiente de la evolución del resto de la sociedad de la que forma parte y contribuye a ella”, asegura el Luminet, quien repite en varias ocasiones que ciencia y tecnología “son parte integral de la cultura”, aunque tienda a olvidarse.

Aunque Luminet hace hincapié en hablar de las ciencias del Universo en las que es experto, realiza una llamada de atención sobre otros campos en los que habrá grandes progresos este siglo como la inteligencia artificial, “que hoy día, en gran parte, se desarrolla en laboratorios privados” y la manipulación genética.

“Hay que estar muy vigilantes sobre su desarrollo y los posibles excesos de la investigación científica”, considera.

Premio Europeo de Comunicación Científica en 2007 y Oficial de las Artes y las Letras en Francia, Luminet se adentra también en la literatura -seis novelas-, la poesía -nueve poemarios-, y la música, entre otras disciplinas.

“Aunque hoy en día la especialización del conocimiento hace un poco más difícil ser experto en muchos terrenos, yo -señala- no puedo funcionar de otra manera. Mis vínculos con el arte no son algo secundario, son una necesidad interior para intentar comprender el mundo, pues el enfoque de la ciencia, aunque sea fascinante y eficaz, no es completo en sí mismo”. EFE (I)

Publicidad