Ecuador. Lunes 29 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La cara más internacional de Valle-Inclán y su obra aterrizan en Buenos Aires

BUENOS AIRES (ARGENTINA), 26/04/2016.- Fotografía de paneles en la exposición sobre la obra de Ramón Valle-Inclán hoy, martes 26 de abril de 2016, en Buenos Aires (Argentina). Ramón del Valle-Inclán y su vínculo con la región española de Galicia llegan a Buenos Aires en una muestra que, por primera vez, cruza el charco para divulgar la cara más internacional del escritor en el marco de la Feria del Libro de la capital argentina, que este año tiene la cultura gallega como protagonista. EFE/ALBERTO ORTIZ

Buenos Aires, (EFE).- Ramón del Valle-Inclán y su vínculo con la región española de Galicia llegan a Buenos Aires en una muestra que, por primera vez, cruza el charco para divulgar la cara más internacional del escritor en el marco de la Feria del Libro de la capital argentina, que este año tiene la culturagallega como protagonista.

“Siempre estuvo buscando nuevos caminos. Cambiaba, probaba, iniciaba otro… En muchos aspectos era un innovador completo”, dijo sobre su abuelo Joaquín del Valle-Inclán en una entrevista con Efe durante la inauguración de la exposición “Otros verbos, nuevas lecturas: Valle-Inclán traducido (1906-1936)” que ocupará el centro cultural San Martín de Buenos Aires hasta el 8 de mayo.

Su nieto también destacó la “dedicación a su trabajo” de Valle-Inclán y afirmó que debido a que fue su propio editor, no tuvo una casa que lo “defendiese” fuera de España.

Además, después de su muerte a los 69 años, en enero de 1936, y hasta los años 70, no se volvió “a hablar de él” y fuera de España y del mundo hispanohablante, quedó como un autor “de culto”, “muy minoritario”.

A estos obstáculos se sumó también “la dificultad del lenguaje”, ya que algunas de sus obras mezclan “mexicanismos, argentinismos y chilenismos” con palabras gallegas y asturianas, algo “complicado” para un traductor.

Precisamente, las traducciones de sus textos desde 1906 a 1936, unidas a imágenes y relatos sobre sus viajes y las relaciones con intelectuales que conformaron el lado más internacional del dramaturgo en ese periodo son las protagonistas de la muestra que, por primera vez, cruza el charco, después de haberse presentado en Santiago de Compostela (España), Lisboa, Madrid y Roma.

En este sentido, Emilia García, responsable de Acción Exterior del Consello da Cultura Galega -que financia la exhibición-, destacó en declaraciones a Efe que mediante esta iniciativa se busca “abrir al exterior” la figura de Valle-Inclán y la “internacionalización” que tuvo su obra gracias a los viajes que realizó a Argentina, Chile, México, Cuba, Uruguay, Bolivia y Paraguay.

“Incluye el Valle-Inclán del otro lado del Atlántico” con “todos aquellos lugares que visitó en sus viajes a América” y la “presentación de sus obras”, aseguró.

El motivo por el que llega ahora al país suramericano es la conmemoración del 150 aniversario del nacimiento del autor, así como el gran protagonismo del que goza la literatura gallega durante estos días en Buenos Aires, principalmente gracias a que Santiago de Compostela es la ciudad invitada de honor en la Feria Internacional del Libro de este año.

Marcelo Topuzián, doctor en Letras de la Universidad de Buenos Aires, destacó durante la inauguración la importancia que tiene la traducción para lograr un “acercamiento” entre culturas y países.

Asimismo, destacó el hecho de que sin renunciar a esa pertenencia a un territorio limitado, Valle-Inclán pudo “capitalizar” ese supuesto “hándicap” que tienen las literaturas “no centrales” para convertirse en “un clásico del siglo XX”.

García definió al escritor como “uno de los grandes autores españoles conocidos en Latinoamérica y los Estados Unidos” y aseguró que aunque no escribiera su obra totalmente en gallego, la “importancia de Galicia” está siempre “muy presente”.

Tan presente como en la vida de Joaquín, quien cree que el hecho de dedicarse a estudiar y difundir la obra de su abuelo es mera “casualidad”, porque el apellido, la familia y el lugar de nacimiento “no se eligen”.

“Yo empecé por mi padre, que me pidió que hiciera una serie de trabajos, y de eso hace 35 años… y hasta hoy”, reveló entre risas. EFE (I)