Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

David Luiz pidió aplausos para James al final del partido

Foto de archivo del partido entre Colombia y Brasil en el Mundial 2014. Foto AP.

Fortaleza, Brasil), 4 jul (EFE).- Ni el abrazo, ni las palabras del brasileño David Luiz cambiaron el semblante del astro colombiano.


Publicidad

Se había vaciado el jugador colombiano y tiró a llorar en cuanto el árbitro señaló el final del encuentro.

No tuvo consuelo el futbolista del Mónaco, revalorizado por mil en Brasil, al que le faltó tiempo para culminar la reacción de su equipo y obtener el respaldo definitivo.

Unas palabras más del zaguero central y James, impotente, dejaba aflorar sus lágrimas.

El encuentro en la cancha del estadio Castelao terminó con un intercambio de camisetas. En las canchas de Francia quizá tenga nuevos encuentros futbolísticos.

Entre tanto brasileño sobresalió el colombiano. Ganó el duelo a Neymar, para los ojos pendientes de estrellas.

El exjugador del Banfield argentino y el Oporto portugués comenzó el partido con ciertas dudas pero resurgió a pesar de la fortaleza y el músculo al que recurrieron sus rivales.

Brasil lo sabía. Y centró su atención en el goleador, al que le interrumpían el paso dos adversarios cada vez que empezaba a enfilar el área de su contrario.

Pero nada le amilanó.

Pidió el balón y se encontró mejor con espacios.

Con el partido roto buscó a Julio César. Sus centros no llegaron. Sus fintas tampoco encontraron destino.

El joven nacido hace 22 años en Cúcuta alimentó su cuenta goleadora ante Brasil.

Sumó su sexto gol. De penalti. Se va de Mundial siendo goleador, mirando por el retrovisor a Neymar, Lionel Messi y Thomas Müller, que le persiguen igualados con cuatro.

James, el hombre del Mundial, se reafirmó en el Castalao. Fue el mejor de su equipo en el histórico choque de cuartos de final. No logró la victoria.

Aún así, el atacante del Mónaco ganó adeptos entre los indecisos y reafirmó a sus fieles.

James Rodríguez mostró su carácter ganador al final del partido.

Un sueño se acaba para el futbolista del Mónaco. Habrá otra ocasión para el mejor y más premios. En Brasil nació James, nació una estrella. EFE

____________________

EFE/Mauricio Dueñas

-Vídeo relacionado