Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Barcelona se desploma ante Celta

El delantero brasileÒo Neymar del Barcelona durante el partido contra el Celta en la liga espaÒola, el domingo 2 de octubre de 2016. (AP Foto/Lalo R. Villar)

BARCELONA, España (AP) — El cuarto empate seguido del Real Madrid, 1-1 en su estadio frente al Eibar, y otro descalabro del Barcelona en la cancha del Celta de Vigo, donde perdió por 4-3, facilitaron que el Atlético de Madrid se colocara líder de la liga española el domingo tras vencer 2-0 al Valencia.

Publicidad

Más motivos para el enfado tuvo su homólogo, Luis Enrique, tras el duro revés encajado por el Barsa en cancha del Celta, ahora décimo. El equipo del argentino Eduardo Berizzo, que la temporada pasada ya aplicó un duro correctivo a los azulgranas, repitió victoria con el hiperactivo Iago Aspas de protagonista.

Aspas facilitó el tanto de Pione Sisto a los 22 minutos, anotó el segundo a los 31 y forzó el tercero en contra de Jeremy Mathieu a los 33 frente a un Barsa irreconocible, que sufrió su segunda derrota de la campaña pese a las dianas de Gerard Piqué (58 y 87) y Neymar (64) de penal, y acabó lamentando un cuarto gol del chileno Pablo Hernández (77).

“En la primera parte no estuvimos a la altura. El primer responsable soy yo”, zanjó Luis Enrique.

El Barsa exhibió su peor cara en Vigo, jugando sin el astro argentino Lionel Messi, lesionado, ni la dosis necesaria de orgullo ante un Celta que rentabilizó su presión en cancha ajena para abrir el marcador por vía de Sisto, hábil en el control y tiro cruzado ante Marc-André ter Stegen.

Asistente en la jugada, Aspas peleó un pelotazo ante Piqué y batió de similar manera al arquero alemán, que enseguida encajó el tercero en contra de Mathieu, achuchado por el canterano celtiña en cruce de Daniel Wass.

Piqué descontó de cabeza tras el descanso, en el que Barsa mejoró con el ingreso de Andrés Iniesta. El segundo gol azulgrana cayó mediante un penal transformado por Neymar.

Pero una frivolidad de Ter Stegen, con sombrero fallido ante Hernández, acabó condenando al equipo de Luis Enrique, que aún tuvo tiempo de acercarse de nuevo gracias a Piqué.

“Su primer gol nos dejó tocados. Lo vimos todo perdido y reaccionamos en la segunda parte. Tenemos que mejorar, pero queda mucha liga”, comentó Piqué. (D).

Publicidad