Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Campos indulta al toro y sale por la puerta grande en Tambillo

Quito, 30 nov (EFE).- El novillero mexicano Brandon Campos salió hoy por la puerta grande de la plaza portátil Vista Hermosa, instalada en Tambillo, a unos 30 kilómetros al sur de Quito, al cortar una oreja en su primera aparición e indultar al segundo en suerte.

Quito, 30 nov (EFE).- El novillero mexicano Brandon Campos salió hoy por la puerta grande de la plaza portátil Vista Hermosa, instalada en Tambillo, a unos 30 kilómetros al sur de Quito, al cortar una oreja en su primera aparición e indultar al segundo en suerte.


Publicidad

El rejoneador ecuatoriano Sebastián Peñaherrera cortó tres apéndices, mientras que su compatriota Gabriel Cevallos se llevó un trofeo.

Con un tercio de entrada en los tendidos y una tarde agradable, se lidiaron toros de las ganaderías del Arriero (2), Peñas Blancas (2) y Santa Coloma (2).

El festejo taurino corresponde a la Feria de Quito “Jesús del Gran Poder”, que en esta oportunidad se realiza en Tambillo, donde sí se permite la muerte del toro en el ruedo.

La ejecución de la suerte suprema fue prohibida en la capital ecuatoriana por consulta popular desde 2011.

El rejoneador Sebastián Peñaherrera lidió dos ejemplares, estuvo acertado con rejones y banderillas, así como con el rejón de muerte y al final cortó tres orejas, dos de ellas en su segundo turno.

El mexicano Brandon Campos estuvo voluntarioso ante su primer enemigo, demostró valor y oficio, despachó de buena estocada y cortó una oreja.

Ante su segundo toro, el azteca logró cuajar una buena faena de capote y muleta, entre ovaciones del público, y al final escuchó el grito de consagración desde las gradas por el indulto, que fue concedido y recibió dos orejas y rabo simbólicos.

El criollo Gabriel Cevallos lidió con voluntad a su primero, para cortar una oreja y en el que cerró plaza estuvo oficioso con capote y muleta pero pesado con la espada, por lo que su labor se silenció. EFE