Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

‘Es maravilloso que jóvenes vengan a trabajar en Reino Unido’, dice Julia Goodfellow

Julia Goodfellow, vicerrectora de la Universidad de Kent. Foro de Valentina Bravo para La República.

Redacción Quito.- La semana pasada Julia Goodfellow, la vicerrectora de la Universidad de Kent y actual presidenta de las universidades británicas visitó Quito. Fue la invitada especial para la ceremonia de graduación de la Universidad San Francisco el pasado 31 de enero.


Publicidad

Goodfellow, que fue declarada Dama de la Orden del Imperio Británico por sus servicios la Ciencia, dialogó con La República en la víspera de su discurso a los graduados. En su entrevista se refirió a situación universitaria en Reino Unido, el futuro de Europa y la importancia del sistema universitario en el mundo.

Dame Julia, ¿a qué se debe este viaje al Ecuador?

Es la primera vez que lo visito, estaré en Quito. Luego iré a Santiago de Chile y a Sao Paulo en Brasil, es un viaje por Suramérica que tiene que ver con la celebración de los 50 años de la Universidad de Kent. Queremos establecer nuevos contactos con centros de estudio alrededor del mundo.

Entiendo que ofrecerá un discurso en la ceremonia de graduación de la USFQ. ¿Sobre que hablará?

El camino para obtener un título universitario es duro y difícil. Pienso que es preciso resaltar el apoyo de la familia, que es importantísimo. Además, les hablaré sobre el futuro: lo importante que es tener una formación universitaria sólida. Los universitarios debe tomar todas las oportunidades que se les presente, pese al miedo y a lo complicado que es para los jóvenes lanzarse al mundo en el momento en que comienzan su carrera profesional.

La situación económica en Europa ha perjudicado los mercados laborales al que los jóvenes universitarios pretenden acceder. ¿Cómo ha sido el caso de Reino Unido?

Es realmente terrible para los jóvenes que han estudiado no encontrar empleo. En Reino Unido tenemos un nivel muy alto de empleo y un desempleo muy bajo. La mayoría de nuestros estudiantes acceden a buenos empleos. Desde las universidades no solo los preparamos académicamente sino también para desenvolverse en el mundo laboral. Lo más grave está sucediendo en la Europa continental, países como España, Italia o Grecia donde el desempleo es alto.

En ese contexto de crisis Reino Unido se ha convertido en un destino para los jóvenes desempleados que buscan trabajo. 

Pienso que es maravilloso que jóvenes vengan a trabajar en Reino Unido desde Europa. Eso habla muy bien de nosotros. Personalmente siento que los lazos con Europa son demasiado grandes. La Universidad de Kent es conocida como la universidad europea del Reino Unido, no tenemos nada que ver con la Unión Europea, pero somos orgullosos de considerarnos europeos. Por eso tenemos centros de estudio de nuestra universidad en Bruselas, París, Roma y Atenas.

¿Usted, ciudadana británica, se siente europea? 

Considero que el Canal de la Mancha todavía nos separa. Pero sí, somos europeos.

¿Cómo ve entonces el surgimiento de movimientos anti-europeos, por ejemplo el de Marinne Le Pen en Francia?

Tenemos que ser cuidadosos con esto. Incluso en Reino Unido hay grupos de personas descontentas con nuestros partidos políticos, el sentimiento anti-europeista se aprovecha de esa insatisfacción. No creo que el problema sea Europa, es la excusa de estos movimientos. La gente tiene que entender eso. Europa es nuestro hogar, especialmente para las universidades por la educación, la investigación y la innovación. La mayor parte de las exportaciones del Reino Unido es hacia Europa. Tenemos que afianzar las relaciones de los países europeos.

Como catedrática, ¿piensa que el intercambio cultural es importante en a experiencia universitaria?

Es fundamental. La Universidad de Kent procura atraer estudiantes del extranjero y que nuestros estudiantes viajen para que vivan esa experiencia de estudio y consoliden su formación.

¿Hay estudiantes de América Latina en la Universidad de Kent?

Así es. Tenemos, de hecho, 16 ecuatoriano. Pienso que los estudiantes ecuatorianos al Reino Unido son algo más de 300. En nuestra universidad el 25% de los alumnos no son británicos, y el 40% de nuestro staff de profesores tampoco. Somos una institución internacional en ese sentido.

Entiendo que usted defiende los derechos de las comunidades GLBTTI. ¿Cómo debería ser la relación de las universidades y de la sociedad respecto de los derechos de ellos?

Soy la vicerrectora de la Universidad de Kent, profesora de biofísica y la representante oficial de los grupos GLBTTI en la universidad. Mi equipo y yo procuramos que la calidad universitaria responda a equidad, diversidad e inclusión respecto de esos grupos. También respecto del acceso a mujeres. La sociedad británica está muy desarrollada en el sentido de reconocer efectivamente los derechos de las personas gel y lesbianas. Incluso, se ha aprobado el matrimonio gay, que es sorprendente pues tenemos un gobierno conservador. La sociedad está cambiando a un ritmo impresionante, hace 20 años hubiera sido imposible imaginar que en Reino Unido hubiese matrimonio gay.

Finalmente, ¿por qué la universidad es importante en nuestra sociedad? 

Para aprovechar lo máximo de la capacidad de las personas, tanto en el sector público como en el privado. Los profesionales son más aptos para los trabajos que la sociedad necesita, para desarrollar productos. Hay personas que no tienen recursos para acceder a las universidades y eso es una desventaja, pero en Reino Unido hay programas con los cuales se intenta que la mayoría de nuestros jóvenes accedan a una formación universitaria. El 45% de los jóvenes asisten a la universidad en Reino Unido. Es interesante que el 50% de las mujeres van a la universidad frente al 40% de hombres. En cauto a la realización personal las personas universitarias ganan más dinero. Pero esto va más allá pues la educación universitaria le conviene a la sociedad. Las cifras demuestran que los universitarios tienen menos riesgo de ir a prisión que las personas que no han podido acceder a educación universitaria. De parte de los profesionales hay más voluntariado, donaciones a servicios sociales. Es decir, es positivo para la sociedad como para el individuo.