Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rousseff reitera que EEUU le debe “disculpas” y defiende espionaje brasileño

Dilma Rousseff. Foto de Archivo: La República.

Brasilia, 6 nov (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo hoy que aún espera “disculpas” de EE.UU. por las actividades de sus agencias de inteligencia en el país y defendió el espionaje de agentes brasileños a diplomáticos extranjeros.


Publicidad

“En relación a Estados Unidos, sólo hay una manera de resolver el problema. Pedir disculpas por lo que pasó y decir que no va a pasar nunca más. Hasta este momento, eso no fue posible”, declaró Rousseff en una entrevista con el grupo de radio RBS.

Según documentos filtrados a la prensa por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU., esa agencia intervino comunicaciones personales de Rousseff, de varios de sus ministros y espió a estratégicas empresas del país, como la estatal Petrobras.

En respuesta a esas actividades, Rousseff canceló una visita de Estado que haría a Washington en octubre pasado y propuso a la ONU que se adopten normas internacionales para impedir el espionaje electrónico y garantizar la privacidad de los usuarios de internet.

En la entrevista con RBS, la presidenta también se refirió a unos documentos obtenidos por el diario Folha de Sao Paulo, según los cuales la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) espió entre los años 2002 y 2003 a diplomáticos de Rusia, Irán, Iraq y Francia que estaban destacados en el país.

“No hay cómo comparar lo que hizo la ABIN con lo que hizo Estados Unidos, hasta porque (en el caso brasileño) no fue violada la privacidad de nadie”, afirmó la mandataria.

Rousseff reiteró que la actividades de la ABIN “están previstas en la legislación brasileña” y sostuvo que, en los casos citados por Folha de Sao Paulo, se trataba de “operaciones de contraespionaje” dirigidas a vigilar a los agentes extranjeros en el país. EFE