Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Padre de autor de tiroteo Fort Hood cree que su hijo no estaba en sano juicio

San Juan, 4 abr (EFE).- El padre de Iván López, el soldado puertorriqueño autor del tiroteo del miércoles en la base militar de Fort Hood (Texas, EE.UU.), estimó hoy que su hijo no podía encontrarse en “su sano juicio” cuando causó la muerte de tres personas e hirió a otras 16 antes de suicidarse.

San Juan, 4 abr (EFE).- El padre de Iván López, el soldado puertorriqueño autor del tiroteo del miércoles en la base militar de Fort Hood (Texas, EE.UU.), estimó hoy que su hijo no podía encontrarse en “su sano juicio” cuando causó la muerte de tres personas e hirió a otras 16 antes de suicidarse.


Publicidad

“Mi hijo no podía estar en su sano juicio, él no era así”, dijo Iván López padre en un comunicado difundido por la portavoz de la familia, Glidden López Torres.

El padre del militar puertorriqueño describió a su hijo como un hombre tranquilo y familiar, que luchaba por el porvenir de sus seres queridos, y recordó que recibió condecoraciones tras su paso por el Ejercito de EE.UU.

López rememoró que su hijo, quien al momento de fallecer tenía 34 años de edad, recibía tratamiento médico, lo que sumado al fallecimiento de su madre y reciente traslado pudo haber influido en su conducta.

Medios locales destacaron hoy el dolor que viven los familiares del autor de los disparos y, en general, la conmoción que ha suscitado en el país la tragedia de Texas, en la que se vio involucrado otro boricua, el sargento Carlos Lazaney, quien murió en el tiroteo.

El lugar en donde más ha pesado la tragedia es el pequeño municipio de Guayanilla, en la costa sur de Puerto Rico, localidad de la que es originario López y en la que viven algunos de sus familiares.

Uno de los más sorprendidos en este municipio es su alcalde, Edgardo Arlequín, quien fuera maestro en la banda escolar de música donde tocó López y que recordó al autor de los hechos como un joven “callado y disciplinado”.

Arlequín confesó no poder explicar los hechos que acabaron con la vida del soldado y señaló que en el municipio hay especial dolor por este inesperado suceso.

El alcalde recordó que López tocaba percusión en la banda escolar y que llegó a participar en eventos celebrados en ciudades estadounidenses como Nueva York y Filadelfia.

Los medios puertorriqueños destacan que López, el mayor de cuatro hermanos, era una persona introvertida y tranquila, miembro de una familia con convicciones religiosas y que acudió a la escuela intermedia Arístides Cales Quirós y a la superior Asunción Rodríguez de Sala.

López comenzó su trayectoria en la Guardia Nacional en 1999, en donde permaneció hasta 2010. Fue movilizado en 2006 a la Península del Sinaí para labores de observación en la frontera entre Egipto y la Franja de Gaza, tras lo cual ingresó en el cuartel Fort Bliss (Texas, EE.UU.).

En 2011, fue destinado a Irak por espacio de cuatro meses, aunque no alcanzó a entrar en combate, antes de llegar a Ford Hood en 2014.

En Puerto Rico, la tragedia recayó también en la familia de Carlos Lazaney, de 38 años, uno de los tres fallecidos en el tiroteo y quien era natural del Municipio de Aguadilla, en la costa noroeste de la isla caribeña.

Una de las tías de Lazaney, Bernardina Lassarinni, confirmó la consternación de la familia, aunque no pudo precisar si el fallecido era un conocido del autor del tiroteo.

Lassarinni describió a su sobrino como una “persona alegre” que se crió en Aguadilla hasta su ingreso en la milicia.

El tiroteo del pasado miércoles se saldó con cuatro muertos, entre ellos el propio López, y dieciséis heridos, tres de los cuales se encuentran en estado crítico. EFE