Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muere el rey Abdalá, de Arabia Saudí, uno de los principales jeques de la OPEP

Fotografía de archivo del 28 de julio de 2010 que muestra al rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdulaziz, durante una reunión con el presidente egipcio, en Sharm El-Sheikh, Egipto. El rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdulaziz, murió hoy, 22 de enero de 2015, a los 90 años de edad tras sufrir una neumonía, en torno a la 1 de la madrugada hora local (03:00 GMT), según informó la casa real en un comunicado. EFE/KHALED EL FIQI

RIAD, Arabia Saudí (AP) — El rey Abdalá de Arabia Saudí, el poderoso aliado de Estados Unidos que se unió a los esfuerzos de Washington contra la red terrorista al-Qaeda y buscó modernizar al ultraconservador reino musulmán con reformas graduales pero importantes, como brindar más oportunidades a las mujeres, ha fallecido. Tenía 90 años.


Publicidad

Más que sus cautos y rígidos antecesores, el rey Abdalá tiró del peso de su rica nación petrolera con la idear de dar forma al Medio Oriente. Su prioridad fue reducir la influencia de su rival Irán, de mayoría chií, donde quiera que Teherán tratara de hacer avances. Él y otros monarcas árabes suníes también se opusieron a la ola de levantamientos democráticos que surgieron en la región, que consideraban una amenaza a la estabilidad de su propio gobierno.

Respaldó facciones musulmanas suníes contra aliados de Teherán en varios países, pero en Líbano, por ejemplo, la política no ayudó a frenar a Jezbolá, un grupo armado con respaldo iraní.

Y aunque el rey mantuvo una alianza históricamente cercana con Washington, hubo fricciones cuando trató de colocar la relación bajo los términos de Arabia Saudí. El monarca se vio constantemente frustrado por el fracaso de Estados Unidos para lograr un acuerdo para el conflicto entre Israel y los palestinos. También presionó al gobierno de Barack Obama para tomar una postura más dura hacia Irán y un respaldo más fuerte a los rebeldes de mayoría suní que tratan de derrocar al presidente de Siria, Bashar Assad.

La televisión saudí informó que el monarca murió el viernes la medianoche. Su sucesor es su medio hermano, el príncipe Salman, de 79 años, y quien desde hace poco se hace cargo de las responsabilidades del rey Abdulá, según la Agencia Saudí de Prensa.

Abdalá nació en Riad en 1924, uno de las docenas de hijos del fundador de Arabia Saudí, el rey Abdul-Aziz Al Saud. Al igual que todos los hijos de Abdul-Aziz, Abdalá recibió una educación precaria.

Fue nombrado príncipe heredero a la corona en 1982, el día que su medio hermano Fahd ascendió al trono. La decisión fue apelada por el príncipe Sulán, hermano de sangre de Fahd, quien quería el título para él, pero al final la familia cerró filas con Abdalá para evitar divisiones. Abdalá se convirtió en gobernante de facto en 1995, cuando una apoplejía incapacitó a Fahd, asumiendo oficialmente el trono cuando éste murió en 2005.

Durante su reinado trató de modernizar a Arabia Saudí, uno de los principales exportadores de petróleo. Aunque el reino es extraordinariamente rico, hay profundas disparidades en la riqueza. Abdalá fue un fuerte promotor de la educación.

Con Abdalá las mujeres llegaron por primera vez al Consejo Shura, un organismo no electo que aconseja al rey y al gobierno. Les prometió el voto para las elecciones de 2015 en los consejos municipales, los únicos comicios que se realizan en el reino, y algunas recibieron licencia para trabajar como legisladoras durante su mandato.

En la Universidad de la Ciencia y Tecnología que lleva su nombre, mujeres y hombres estudian juntos, un avance importante donde incluso una charla menor entre personas de diferente sexo puede ser sancionada por la policía moral.

Sin embargo, el rey actuaba cuidadosamente ante los clérigos ultraconservadores, que tienen enorme influencia sobre la sociedad, y a cambio dan a la familia reinante legitimidad religiosa.

En algunos casos, Abdalá respondió: despidió a un importante clérigo que criticó la mezcla de géneros en la universidad. Pero también evitó ir demasiado lejos. Por ejemplo, más allá de permitir el debate en los diarios, Abdalá no respondió a las exigencias para permitir a las mujeres conducir vehículos.

Abdalá tiene más de 30 hijos y alrededor de una decena de esposas.

____

Batrawy reportó desde Dubai, Emiratos Árabes Unidos.