Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Vicepresidente cubano ve “inadmisible” compartir foro con “mercenarios”

Miguel Díaz-Canel

La Habana, 8 abr (EFE).- El vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel afirmó hoy que para Cuba es “inadmisible” compartir espacios de debate en los foros sociales de la Cumbre de Panamá que empezaron hoy con disidentes, que calificó como “representantes no legítimos” de la sociedad civil cubana y “mercenarios del imperio”.


Publicidad

El “número dos” del Gobierno cubano hizo estas declaraciones hoy en La Habana, mientras la delegación oficial cubana que participa en los foros sociales previos a la Cumbre de las Américas en Panamá abandonaron la sesión inaugural ante la presencia de disidentes.

Díaz-Canel habló con la prensa después de un acto en el que Cuba entregó a funcionarios de Venezuela los libros de firmas de cubanos en solidaridad con su socio bolivariano ante las sanciones de EE.UU, con más de 3,039 millones de rúbricas de apoyo.

“Vamos a participar con una delegación presidida por el general de Ejército Raúl Castro, con la presencia también de representantes legítimos de nuestra sociedad civil, de las organizaciones que forman parte de nuestro entramado social”, indicó el primer vicepresidente cubano.

Díaz-Canel subrayó que Cuba acude por primera vez a la Cumbre de las Américas, con “un diálogo constructivo y de respeto”, sin buscar “ningún tipo de problema, ni ofensa”.

Sobre los más de 3 millones de firmas recogidas en Cuba en solidaridad con Venezuela, Díaz-Canel señaló que “no es un hecho aislado, ni algo que pueda asombrar”, ya que los dos países están unidos por una “hermandad”, que implica que están “comprometidos con las causas no sólo de sus pueblos y revoluciones, sino de toda América Latina y el Caribe”.

El vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Fernando González, entregó al dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Jorge Rodríguez, el libro de firmas recolectadas en la isla entre el 3 y el 8 de abril para rechazar el decreto del presidente estadounidense, Barack Obama, que calificó al país suramericano como una amenaza para su país.

“Si agreden a Venezuela están agrediendo a Cuba y Cuba siempre estará al lado de Venezuela por encima de todas las cosas”, recalcó Díaz-Canel, quien negó que el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas iniciado por el Gobierno de la isla con EE.UU. pueda condicionar su apoyo a la “hermana República Bolivariana de Venezuela”.

El primer vicepresidente cubano auguró que el proceso para el restablecimiento y normalización de las relaciones con EE.UU. “es un camino largo”, porque “hay muchas cosas que resolver”.

“Ha sido una relación muy asimétrica en muchos años, donde la asimetría por supuesto la ha puesto el Gobierno de EE.UU. que es el que ha aplicado políticas discriminatorias, genocidas, políticas de bloqueo contra Cuba“, añadió.

Resaltó que la etapa de restablecimiento tiene que ver con la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo en la que EE.UU. ha incluido a la isla, así como solucionar la situación financiera de la misión cubana en Washington.

También consideró necesario para el restablecimiento de relaciones y la apertura de embajadas “un cambio de actitud” de los diplomáticos estadounidenses en Cuba que “han convertido la Sección de Intereses en un centro de subversión político-ideológica contra nuestro país y nuestras relaciones”.

El primer vicepresidente cubano sostuvo que “no puede haber una normalización de relaciones con EE.UU. si no se levanta el injusto bloqueo” que ha causado daños materiales, económicos y humanos a Cuba.

En esa fase también incluyó la devolución del territorio que ocupa la base naval de EE.UU. en la provincia cubana de Guantánamo, así como el cese de trasmisiones de radio y televisión ilegales hacia la isla y una compensación al pueblo de Cuba por los daños ocasionados del bloqueo.

Díaz-Canel valoró ese proceso de manera “positiva”, afirmó que Cuba tiene “toda la intención de avanzar” pero advirtió que es “complejo y por lo tanto va a demorar un tiempo”. EFE