Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Putin defiende decisión de entregar misiles a Irán

Un periodista toma una foto de una pantalla de televisión mientras el presidente ruso, Vladimir Putin, habla en una sesión de preguntas y respuestas en Moscú, Rusia, el 16 de abril de 2015. (AP Foto/Alexander Zemlianichenko)

MOSCÚ (AP) — El presidente ruso Vladimir Putin exigió a Occidente respetar el interés de Rusia en los asuntos mundiales y defendió su decisión de autorizar la entrega de un sistema de defensa misil aéreo a Irán.


Publicidad

Al hablar en un programa de televisión con llamadas en directo desde todo el país, Putin criticó a Washington por negarse a ver a Moscú como igual y advirtió que los lazos entre Rusia y Occidente, arruinados por la crisis de Ucrania, sólo podrán normalizarse cuando Estados Unidos y sus aliados muestren que están listos para llegar a acuerdos.

También se refirió al asesinato en febrero del líder opositor Boris Nemtsov y describió el crimen como “trágico y vergonzoso”. Aunque elogió a las agencias de seguridad por detener a varios sospechosos unos días después del crimen, dijo desconocer si será posible identificar a la persona que tramó el asesinato. Nemtsov fue baleado el 27 de febrero ante el Kremlin y cinco sospechosos chechenos están bajo custodia.

En su alocución televisiva, Putin se enfocó especialmente en los temas económicos, en un programa cuidadosamente producido que se trasmite cada año con la idea de pulir la imagen del líder.

El mandatario aseguró que la economía del país se mantiene fuerte pese a las sanciones occidentales impuestas por la crisis de Ucrania y la pronunciada caída del precio del petróleo en todo el mundo.

Destacó un incremento del 3,7% en la producción agrícola y el bajo desempleo, aunque reconoció que la inflación anual de 11,4% ha limitado el presupuesto de los consumidores.

Las estimaciones oficiales apuntan a que la economía rusa se encogerá entre 3% y 5% este año, en su declive más drástico desde que Putin asumió el poder por primera vez hace 15 años. Sin embargo, el presidente dijo que probablemente el descenso sea menor.

Putin hizo hincapié en la reciente recuperación del rublo tras su fuerte devaluación el año pasado, un síntoma de la resistencia de la economía rusa. Si bien el aumento en los precios del petróleo ha jugado un papel en la recuperación, dijo, la moneda se ha fortalecido más de lo que indicaría ese factor, reflejando la renovada confianza de los inversores en el comportamiento de la economía rusa.

Las sanciones han dado a Rusia un fuerte impulso para diversificarse y alejarse de su fuerte dependencia del petróleo y las importaciones y animará a desarrollar industrias de alta tecnología y a mejorar su producción agrícola interna, agregó.

“Debemos utilizar la situación actual para alcanzar nuevos niveles de desarrollo”, dijo.

El país puede superar cualquier desafío si permanece unido, añadió Putin. “Si preservamos una situación estable en la política nacional, preservamos la actual consolidación de la sociedad, no debemos temer ninguna amenaza”, dijo.

Alexei Kudrin, ex ministro de Finanzas entre 2000 y 2011, advirtió en una pregunta al presidente que la política económica actual no permite a Rusia alcanzar un crecimiento económico estable. Putin admitió la necesidad de una estricta política presupuestaria, pero añadió que el gobierno debe tener cuidado de no perjudicar a la población. “Si queremos que la gente confíe en nosotros, debemos tener corazón”, dijo.

Respecto a la política exterior, declaró que su decisión de levantar una prohibición de 2010 impuesta por Moscú para entregar el poderoso sistema de misiles S-300 a Irán siguió a un acuerdo tentativo sobre el programa nuclear iraní alcanzado por Teherán y otros seis países —Rusia entre ellos— a comienzos de este mes.

Agregó que Irán debe ser recompensado por mostrar un “grandioso nivel de flexibilidad y deseo de llegar a un acuerdo” en las negociaciones. Indico que los S-300 son un arma que no debe representar una amenaza a Israel y que de hecho, puede servir como “un factor disuasivo respecto de la situación en Yemen”. Putin agregó que Rusia seguirá cooperando con sus socios internacionales para negociar un acuerdo nuclear definitivo con Irán.

El presidente también acusó a Ucrania de violar los términos del acuerdo de paz entre ambos estados al mantener un bloqueo económico sobre las regiones rebeldes del este del país. Ucrania no ha entregado las pensiones ni otros pagos de prestaciones sociales a los ciudadanos en el este y ha cerrado los servicios financieros para la región, afirmó durante el programa de televisión. (I)

Por Vladimir Isachenkov, Associated Press