Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Oposición rechaza enmienda constitucional para que el presidente de Ruanda aspire a un tercer mandato

Paul Kagame, presidente de Ruanda.

Nairobi, 4 jun (EFE).- La oposición ruandesa ha rechazado que el Parlamento debata en los próximos meses una modificación de la Constitución que permita al presidente de Ruanda, Paul Kagame, aspirar a un tercer mandato en las próximas elecciones, informan hoy medios locales.


Publicidad

El Parlamento ruandés tiene previsto debatir una reforma constitucional tras recibir una petición popular, que cuenta con el apoyo de cuatro millones de personas, que solicita la modificación de la Carta Magna para que Kagame pueda aspirar a la reelección en 2017, cuando finaliza su segundo mandato.

Actualmente, la Constitución ruandesa limita a dos los mandatos presidenciales.

Frente a esta situación, el opositor Partido Democrático Verde (PDV) ha presentado una demanda ante la Corte Suprema para exigir que se bloquee dicha petición y que el Parlamento no debata la reforma constitucional.

“El PDV de Ruanda exige a la Corte Suprema que ordene al Parlamento ruandés no modificar el artículo 101 de la Constitución”, ha pedido el presidente de ese partido, Frank Habineza, según la agencia de noticias ruandesa KT Press.

Tras recibir la petición ciudadana hace unos días, el presidente del Parlamento, Donathile Mukabarisa, aseguró que la cámara está lista para debatir entre el 5 de junio y 4 de agosto la posible reforma constitucional solicitada por los ciudadanos.

Por ahora, Kagame, que llegó a la presidencia en 2003 y revalidó en 2010 un segundo mandato de siete años, no ha expresado su intención de volverse a presentar a las elecciones en 2017.

Los recientes intentos de varios presidentes africanos de desafiar la Constitución para mantenerse en el poder han provocado una oleada inédita de manifestaciones en el continente.

El caso más reciente es el de Burundi, que ha vivido violentas manifestaciones y un intento de golpe de Estado después de que el presidente, Pierre Nkurunziza, presentara su candidatura para aspirar a un tercer mandato, excediendo los plazos previstos en la Constitución.

Burkina Faso también vivió el pasado noviembre una ola de protestas contra el entonces presidente, Blaise Compaoré, que precipitaron en pocos días el final de su mandato.

Las manifestaciones se iniciaron después de que Compaoré intentara reformar el artículo 37 de la Constitución, que le impedía presentarse por quinta vez a las presidenciales y concurrir a los comicios de 2015.

El presidente de Ruanda, de 57 años, ha sido criticado en repetidas ocasiones por la dureza con la que ha reprimido a críticos y disidentes.

El partido de Kagame, el Frente Patriótico Ruandés (RPF), una formación tutsi, domina la política del pequeño país africano desde que el brazo armado de esa organización (ahora convertido en el Ejército ruandés) se hizo con el poder en junio de 1994, zanjando cien días de genocidio en Ruanda contra la minoría tutsi y los hutu moderados que se cobró unas 800.000 vidas. EFE