Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Asesinan en Burundi al jefe de inteligencia del gobierno

Adolphe Nshimirimana, Jefe de Inteligencia de Burundi.

BUJUMBURA, Burundi (AP) — El exjefe de inteligencia de Burundi que fue aliado clave del presidente Pierre Nkurunziza fue asesinado en la capital Bujumbura, informó un vocero presidencial el domingo.


Publicidad

El general Adolphe Nshimirimana murió cuando varios hombres que iban en un automóvil le dispararon a él y a sus guardaespaldas el sábado en el vecindario de Kamenge, dijo Willy Nyamitwe a The Associated Press.

Los atacantes también lanzaron una granada al vehículo de Nshimirimana y el general fue evacuado pero murió a causa de sus heridas, agregó.

El asesinato presumiblemente agravará las tensiones en Burundi, que se ha visto convulsionada desde abril cuando se reveló que Nkurunziza buscará un tercer mandato. La noticia provocó protestas en las calles de Bujumbura que se tornaron violentas cuando las fuerzas de seguridad trataron de disolver violentamente las manifestaciones. Más de 100 personas murieron y más de 100.000 han huido del país temiendo un recrudecimiento de la violencia.

Nshimirimana, un temido militar que en algunos momentos se desempeñó como jefe del estado mayor y director de inteligencia, era considerado un miembro clave del equipo de seguridad del presidente que le ayudó a sofocar un intento golpista en mayo.

Nadie se responsabilizó por el ataque y la policía no formuló declaraciones.

Nkurunziza ganó las elecciones presidenciales del 21 de julio con el 69% de los votos y su principal adversario, Agathon Rwasa, consiguió el 19%.

La comunidad internacional censuró las elecciones, que consideró cuestionables debido a la violencia, intimidación, restricciones a la prensa y objeciones a la legitimidad de un tercer período para Nkurunziza.

Muchos temen que la determinación de Nkurunziza por mantenerse en el poder desencadene violencia en la empobrecida nación africana con 10 millones de habitantes.

El mes pasado el gobierno de Burundi informó que el ejército sofocó una rebelión en el norte en que mató a 31 insurgentes y arrestó a 171.