Ecuador. Viernes 26 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Optimismo y dudas tras el acuerdo para un cese de las hostilidades en Siria

La triple crisis siria -guerra civil, catástrofe humanitaria y terrorismo- dominó hoy el primer día de la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), entre el optimismo tras el acuerdo para una tregua y las dudas por las diferencias entre EEUU y Rusia, entre Irán, Arabia Saudí y Turquía.

Los participantes en la 52 edición de esta cita, denominada el “Davos de la Defensa”, aplaudieron el compromiso alcanzado esta madrugada entre EEUU y Rusia para lograr un “cese de las hostilidades” en Siria en una semana, pero reconocieron las dificultades.

“Aplaudimos mucho este acuerdo”, señaló Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, quien recordó sin embargo que “lo importante ahora es la implementación” de ese compromiso alcanzado en la reunión de ayer en Múnich (sur de Alemania) del Grupo Internacional de Apoyo a Siria.

La evidencia de estas dificultades quedó patente poco después, con las intervenciones de los ministros de Exteriores de Arabia Saudí e Irán, Adel al Yubeir y Mohamad Yavad Zarif, respectivamente.

Mientras el primero fue tajante en exigir la salida del presidente sirio, Bachar al Asad, el segundo abogó porque sean los sirios quienes decidan su futuro sin injerencias exteriores en un proceso político.

“El objetivo de Arabia Saudí es “apartar al hombre responsable de 300.000 muertes y del desplazamiento de varios millones. Es nuestro objetivo y lo conseguiremos”, afirmó Al Yubeir.

Zarif optó por centrarse en la lucha contra el terrorismo yihadista, uno de las “amenazas comunes” que afronta la región, y vio posible una cooperación entre Riad y Teherán.

En este contexto, el rey Abdalá de Jordania instó a la comunidad internacional a aunar esfuerzos, superar diferencias y concentrar esfuerzos en derrotar al verdadero enemigo común, el terrorismo yihadista global.

En su opinión, el Estado Islámico (EI) es “parte de una amenaza global”, un “cáncer” que “afecta a toda la comunidad internacional”, que “instiga violencia” en “todo el mundo” y cuyo combate es “una especie de tercera guerra mundial”, por lo que “es el momento para un nuevo nivel” de cooperación internacional, por encima de las diferencias.

Es preciso “coordinar responsabilidades” y “sincronizar esfuerzos en seguridad y asuntos militares” y “debemos trabajar como una verdadera coalición internacional”, apostilló el rey jordano.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ahondó en este punto, consideró que “hay potencial para una nueva atmósfera en la región” tras el acuerdo nuclear iraní y se mostró convencida de que “todos actores se beneficiarían” de que se impusiese la cooperación en lugar de confrontación.

El primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, llamó la atención en la MSC sobre una derivada del auge del EI: las oleadas de refugiados que están llegando a Europa, espoleando a los nacionalismos en algunos países.

“Lo último que queremos es que resurja el nacionalismo en Europa porque esto beneficiará en último término al EI”, aseguró Al Abadi, que pidió a cambio fondos para reconstruir su país y favorecer que los refugiados vuelvas a sus casas.

En la reconstrucción siria, por su parte, se ofreció a participar la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, al proponer una misión de reconstrucción europea.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, anunció esta madrugada junto al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, un acuerdo para lograr un “ambicioso” cese de la violencia en Siria en el plazo de una semana, y “acelerar y ampliar” la ayuda humanitaria de forma inmediata.

Lavrov, por su parte, destacó el “cambio cualitativo” que supone la intención de Rusia y la coalición liderada por Estados Unidos de coordinarse en la “dimensión militar” de las intervenciones extranjeras en Siria.

Las diferencias entre EEUU y Rusia persisten sin embargo en torno a cuestiones esenciales como el futuro del presidente sirio, Bachar al Asad, y los objetivos de los bombardeos de las fuerzas extranjeras.

La MSC se centra este año en Siria, aunque también pretende analizar otros asuntos, como el conflicto en el este de Ucrania, la situación de China, la amenaza del terrorismo yihadista global y las diferencias entre Rusia y la OTAN. EFE [I]