Ecuador. Martes 25 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Coordinador de la ONU pide a Israel cesar la demolición de casas palestinas

Jerusalén (EFE).- El coordinador de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) en el Territorio Palestino Ocupado, Robert Piper, pidió hoy a Israel que cese de inmediato las demoliciones de viviendas y construcciones palestinas y que “respete el derecho internacional”.


Publicidad

“El número de demoliciones en las primeras seis semanas de 2016 es enormemente preocupante”, advierte Piper en un comunicado, en el que destaca que “más de 400 palestinos han sido desplazados de sus hogares”.

Se trata de un cifra “equivalente a más de la mitad del número total de palestinos desplazados en todo 2015”, cuando sólo han transcurrido seis semanas de este año, agrega.

Precisa que hasta el 15 de febrero las fuerzas israelíes “destruyeron, desmantelaron o confiscaron 283 viviendas y otras estructuras, desplazando a 404 palestinos, entre ellos 219 niños”.

La demolición de viviendas -principalmente en la zona del Valle del Jordán, bajo control israelí por los Acuerdos de Oslo, área C de Cisjordania- afecta a otros 1.150 palestinos que perdieron todo tipo de construcciones, algunas de ellas de las que dependen sus fuentes de ingresos.

Piper recuerda que más de un centenar de las estructuras demolidas habían sido proporcionadas a las familias como ayuda humanitaria, después de que en el pasado fueran derribadas sus casas.

“La mayoría de las demoliciones en Cisjordania tienen lugar con la ambigua excusa legal de que los palestinos no poseen permisos de construcción, pero en la zona C las cifras oficiales israelíes indican que sólo se aprueba el 1,5% de las solicitudes palestinas de permisos. En esas circunstancias, ¿qué opción legal le queda a un palestino que respete la ley?”, se pregunta.

El comunicado destaca que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, considera que la política israelí de planificación es “restrictiva” y “discriminatoria” y que, en virtud del derecho internacional humanitario, la destrucción de propiedades en un territorio ocupado está prohibida, a menos que sea absolutamente necesaria por razones militares.

“El derecho internacional es claro: los palestinos en Cisjordania tienen derecho a una vivienda adecuada y a recibir asistencia humanitaria, de la misma forma que Israel está obligado a respetar el derecho internacional”, precisa.

Israel también ha intensificado las demoliciones en una zona al este de Jerusalén, según denuncias palestinas, para apropiarse en el futuro del terreno y conectar la ciudad con el asentamiento de Maalé Adumim. EFE (I)

elb/aca/acm