Ecuador. Jueves 8 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Biden tiende la mano a Temer y reclama que Venezuela no “ignore” a su pueblo

Joe Biden, el vicepresidente de Estados Unidos, con Michel Temer, presidente del Brasil. Fotowww2.planalto.gov.br

Washington, (EFE).- El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, tendió hoy la mano al nuevo presidente brasileño, Michel Temer, y exigió al Gobierno venezolano no “ignorar” las demandas de su pueblo, además de opinar que los muros no solucionarán los problemas del continente, en referencia al magnate Donald Trump.

Publicidad

Biden inauguró la XX conferencia anual del Banco de Desarrollo de América Latina-CAF con un discurso en el que llamó a los líderes del continente a aprovechar el “enorme potencial” de la región.

“No hay motivo por el que este no pueda ser, en el siglo XXI, el hemisferio más importante del mundo. Tenemos los recursos, el ingenio, los valores y el dinamismo. Lo tenemos todo” para liderar el mundo, aseguró Biden.

El vicepresidente retomó el enfoque pragmático con el que Estados Unidos ha encarado la crisis política en Brasil desde su comienzo, al expresar un claro respaldo a Temer y dar por legítimo el juicio político que llevó a la destitución de la ahora expresidenta Dilma Rousseff.

“En Brasil, el pueblo, siguiendo su Constitución para atravesar tiempos difíciles económica y políticamente, y apegándose a los procedimientos establecidos para gestionar una transición de poder, logró hacerlo. Estados Unidos seguirá trabajando de cerca con el presidente Temer”, afirmó Biden.

La crítica más dura de su discurso fue la dirigida a Venezuela, ya que acusó al Gobierno de Nicolás Maduro de emplear “tácticas represivas que violan su propia Constitución, y que violan la Carta Democrática Interamericana”.

“La semana pasada, cientos de miles de venezolanos se juntaron en Caracas para demandar su derecho constitucional a un referendo revocatorio presidencial. Sus voces no deben ser ignoradas”, apuntó Biden en referencia a la consulta que promueve la oposición para despojar del poder a Maduro.

“Debe haber un referendo revocatorio antes del final del año y debe respetarse la Constitución venezolana, y liberarse a los prisioneros políticos”, agregó.

El subsecretario de Estado de EE.UU. para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, también se refirió al país caribeño en una intervención posterior, en la que aseguró que los venezolanos “necesitan la ayuda de la región” para superar su crisis política y económica.

Preguntado acerca de si Venezuela es un régimen democrático, Shannon afirmó que “es una democracia que vive bajo un tremendo estrés”, con “una crisis política que ha degenerado en una crisis económica y a su vez en una crisis humanitaria”.

Biden se refirió también al acuerdo recién alcanzado entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que ofrece “la oportunidad de la paz” en ese país después de “más de cinco décadas de devastador conflicto”.

“Sabemos que la firma de un acuerdo no será el final, sino solo la próxima fase para la paz, y que la implementación será difícil y costosa”, pero es algo “verdaderamente prometedor”, opinó.

El vicepresidente estadounidense también hizo algunas críticas veladas a las propuestas del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, sin nombrarle directamente.

“No podemos ponerle un muro a problemas que no están limitados por fronteras, como las enfermedades transmisibles como el zika, el tráfico de drogas o el cambio climático. No hay muro que detenga eso”, afirmó Biden entre los aplausos de los asistentes a la cita.

Asimismo, destacó el “tremendo coraje” que requiere emigrar a otro país, como hacen tantas personas para llegar a Estados Unidos, y aseguró que ese “flujo de inmigrantes” es “una de las razones por las que ahora este es el país más innovador del mundo”.

“No puedes definir quién es un estadounidense basándote en la etnia, la religión o la raza. Es una actitud”, aseguró en aparente referencia a la idea de Trump de seleccionar quiénes pueden inmigrar al país según criterios ideológicos o religiosos.

En la conferencia, que concluirá este jueves, también participó la expresidenta costarricense Laura Chinchilla (2010-2014), que instó a los Gobiernos latinoamericanos a impulsar la integración regional para reforzar el crecimiento económico, en un momento de debilidad global.

“Debemos entonar el mea culpa, ya que los líderes latinoamericanos hemos dedicado un mayor esfuerzo en los últimos años a la integración global que a la integración regional”, señaló Chinchilla. EFE (I)

Publicidad