Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Colombia dice no al acuerdo de paz con las FARC

Colombianos reaccionan tras escuchar los resultados del plebiscito hoy, domingo 2 de octubre de 2016, en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ

BOGOTÁ, Colombia (AP) — El rechazo al acuerdo de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC se impuso el domingo por un estrecho margen, en un importante revés para el presidente Juan Manuel Santos que ordenó mantener el cese al fuego y prometió continuar con su intento de poner fin a una guerra de medio siglo.

Publicidad

Con más del 99% de las mesas escrutadas, el “no” obtuvo el 50,22% de los votos frente a un 49,77% de quienes lo apoyaban, una diferencia de poco menos de 60.000 sufragios. El resultado fue contrario a todos los pronósticos que anticipaban una victoria amplia del “sí”.

“La mayoría, así sea por una estrechísimo margen, ha dicho que ‘no’. Soy el primero en reconocer ese resultado”, dijo Santos en una alocución televisada la noche del domingo.

“Soy el garante de la estabilidad de la nación”, añadió tras una jornada en la que hubo también una alta abstención, al participar sólo el 37% de los 35 millones de habilitados.

Santos, el máximo impulsor de los convenios que hace menos de una semana firmó con el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), convocó a una cumbre de partidos opositores para analizar lo que sigue y ordenó a sus negociadores regresar a Cuba el lunes y reunirse con los líderes de la guerrilla.

El jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko“, lamentó desde La Habana que el “poder destructivo de los que siembran el odio y el rencor hayan influido en la opinión de la población“.

Dijo que mantienen el reto de avanzar como movimiento político y en la construcción de la paz. “Al pueblo colombiano que sueña con la paz que cuenten con nosotros”, dijo.

Opositores a los acuerdos de paz firmados entre el gobierno de Colombia y las FARC asisten a una manifestación el sábado 1 de octubre de 2016 en Bogotá, Colombia, para promover el "No" durante el plebiscito del domingo. (AP Foto/Ariana Cubillos)

Opositores a los acuerdos de paz firmados entre el gobierno de Colombia y las FARC asisten a una manifestación el sábado 1 de octubre de 2016 en Bogotá, Colombia, para promover el “No” durante el plebiscito del domingo. (AP Foto/Ariana Cubillos)

El conflicto armado con las FARC ha dejado al menos 220.000 muertos y desplazado a casi ocho millones de colombianos.

El resultado del plebiscito perfila un incierto futuro para el acuerdo de paz firmado una semana atrás frente a líderes de la región y el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Partidarios del “no” festejaron el sorpresivo resultado, aunque aún no se había pronunciado el principal promotor, el ex presidente Alvaro Uribe.

Los opositores al acuerdo argumentaban que el gobierno sentaba un mal ejemplo que podrían aprovechar los grupos criminales.

“Este es un golpe fuerte para la gobernabilidad del presidente”, dijo Héctor Riveros, un experto y abogado en comentarios a la cadena Caracol.

Casi 82.000 mesas se habilitaron en Colombia y el extranjero para el plebiscito.

Santos fue uno de los primeros en colocar su papeleta en la Plaza Bolívar, en el centro de Bogotá, la capital.

Para fomentar la asistencia, las campañas del “sí” y del “no” llamaron a las personas a votar. En algunos lugares se habilitó transporte público y se encontraba vigente la ley seca.

Las elecciones se desarrollaron en completa tranquilidad en todo el país, dijo Luis González, de la Fiscalía General de la Nación y en lugares a donde los comicios eran más o menos hostigadas por la guerrilla, los ciudadanos se manifestaron satisfechos con la calma.

El Ministerio del Interior solo reportó como incidentes el retraso del inicio de las votaciones en 82 mesas de la Guajira, por la tardanza en la llegada de los materiales debido al mal tiempo.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), la guerrilla que sigue activa y desarrolla conversaciones con el país, anunció que no realizaría acciones ofensivas esta semana para favorecer las votaciones de la población, sobre todo rural.

Medios de prensa del país también dieron cuenta de la votación en la Plaza Bolívar de Bogotá del ex presidente Uribe.

Muchos lugares en el exterior como Estados Unidos, Venezuela y Europa también abrieron las urnas y, aunque debido a los distintos horarios en algunos lugares las mismas ya se cerraron, no se darán a conocer los resultados sino hasta que se computen los de todo el país.

Si triunfaba el “sí”, el acuerdo preveía que las FARC se reinsertarían como partido político. Habrá un mecanismo de verificación y abandono de las armas, con algunas de las cuales se erigirían varios monumentos. Habrá amnistía, pero también se buscará juzgar a los responsables, tanto de la guerrilla como de los demás actores, de las víctimas causadas en la guerra. Los guerrilleros, sin embargo, no pagarían cárcel, sino que no podrían abandonar una circunscripción territorial.

El acuerdo de 297 páginas contempla además una mejor distribución de tierra, el combate a las drogas y la sustitución de cultivos ilícitos, la participación política de organizaciones populares y el resarcimiento a las víctimas, entre otros puntos.

Creadas en 1964, las FARC son la guerrilla activa más antigua del continente y cuentan con unos 7.000 insurgentes.

La Mesa de Diálogo para los acuerdos, iniciada en 2012, contó con el impulso de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile.

La víspera, y como un gesto de buena voluntad, las FARC destruyeron más de 600 kilos de explosivos y se comprometieron a declarar su activo monetario a fin reparar a las víctimas de la guerra.

Por ANDREA RODRIGUEZ, Associated Press

Expresidente colombiano Alvaro Uribe habla con la prensa después de votar en el plebiscito sobre los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, Bogotá, domingo 2 de octubre de 2016. Uribe es uno de los dirigentes más destacados de la campaña por el "no" a los acuerdos. (AP Foto/Fernando Vergara)

Expresidente colombiano Alvaro Uribe habla con la prensa después de votar en el plebiscito sobre los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, Bogotá, domingo 2 de octubre de 2016. Uribe es uno de los dirigentes más destacados de la campaña por el “no” a los acuerdos. (AP Foto/Fernando Vergara)

 

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, 2do izquierda, flanqueado por su hijo Martín Santos, izquierda, y su hija Marian Antonia Santos, 3ra izquierda, hacen la V de la victoria luego de votar en el plebiscito sobre los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, Bogotá, domingo 2 de octubre de 2016. (AP Foto/Ricardo Mazalan)

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, 2do izquierda, flanqueado por su hijo Martín Santos, izquierda, y su hija Marian Antonia Santos, 3ra izquierda, hacen la V de la victoria luego de votar en el plebiscito sobre los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, Bogotá, domingo 2 de octubre de 2016. (AP Foto/Ricardo Mazalan)

Varios rebeldes vitorean al concluir la décima conferencia efectuada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en las Sabanas del Yarí, en Colombia, el viernes 23 de septiembre de 2016. Los líderes de las FARC dieron su respaldo unánime a un acuerdo de paz alcanzado el mes pasado con el gobierno. El sábado 1 de octubre de 2016, las FARC anunciaron que en los próximos seis meses declararán todos sus bienes ante el gobierno como un acto de buena fe en su camino a dejar las armas y convertirse en un partido político. (AP Foto/Ricardo Mazalán)

Varios rebeldes vitorean al concluir la décima conferencia efectuada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en las Sabanas del Yarí, en Colombia, el viernes 23 de septiembre de 2016. Los líderes de las FARC dieron su respaldo unánime a un acuerdo de paz alcanzado el mes pasado con el gobierno. El sábado 1 de octubre de 2016, las FARC anunciaron que en los próximos seis meses declararán todos sus bienes ante el gobierno como un acto de buena fe en su camino a dejar las armas y convertirse en un partido político. (AP Foto/Ricardo Mazalán)

Publicidad