Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rusia abandona el tratado con EEUU de reconversión del plutonio militar

In this photo taken on Friday, Aug. 29, 2014, Russian President Vladimir Putin holds a terrestrial globe presented him as a gift during his meeting with participants in the youth educational forum at the Seliger youth camp near Lake Seliger, some 450 kilometres (281 miles) northwest of Moscow, in Tver region, Russia. Russian President Vladimir Putin is calling on Ukraine to immediately start talks on a political solution to the crisis in eastern Ukraine, including discussing statehood.(AP Photo/RIA-Novosti, Mikhail Klimentyev, Presidential Press Service)

El presidente ruso, Vladímir Putin, promulgó hoy una ley que suspende el tratado con Estados Unidos de reconversión del plutonio militar en combustible nuclear para uso pacífico.

Publicidad

Putin, que recordó la pasada semana la importancia de dicho documento para la “seguridad internacional”, acusa a EEUU de “incumplir” los compromisos adquiridos por meros motivos financieros.

“Nosotros gastamos dinero y construimos una planta (de reconversión) ¿Acaso somos más ricos que EEUU? Por cierto, así ocurre en muchos casos”, dijo.

El jefe del Kremlin advirtió que, al optar por el reciclaje del material radiactivo en vez de su destrucción industrial, Washington se arroga el derecho a reutilizar “en cualquier momento” el plutonio con fines militares.

“Estados Unidos conduce hoy una política que convierte en utopía la esperanza de regresar a la cooperación en este delicado asunto”, dijo Leonid Slutski, jefe del comité de Asuntos Internacionales de la Duma o cámara de diputados, que aprobó dicha ley a mediados de octubre.

Putin remitió a principios de octubre a la Duma el proyecto de suspensión del tratado, que es parte del programa de desarme estratégico puesto en marcha por ambos países desde el fin de la Guerra Fría.

Como condición para regresar al tratado, presentó una serie de exigencias como el levantamiento de las sanciones o compensar a Rusia por las pérdidas causadas, aunque Moscú admitió desde un primer momento que no esperaba que Washington las aceptara.

Entre ellas, también figuraba la demanda de retirar las tropas y el armamento desplegado por Estados Unidos en los países de Europa del Este que ingresaron en la OTAN en este siglo, como es el caso de los tres países bálticos o Polonia.

El tratado fue firmado hace quince años y comprometía a los dos países a reconvertir 34 toneladas de plutonio militar empleado en la fabricación de bombas atómicas en el combustible de uso pacífico MOX, una mezcla de óxido de uranio y óxido de plutonio.

A principios de mes el Gobierno ruso también suspendió el acuerdo con Estados Unidos de cooperación en materia de investigación nuclear y energética, en respuesta a las sanciones adoptadas por la Casa Blanca tras la crisis ucraniana.

Recientemente, el último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, urgió a los líderes de ambos países a renunciar al antagonismo y a recuperar el diálogo en todos los ámbitos, pero sobre todo en el que atañe a la no proliferación nuclear.

A principios de octubre se cumplieron 30 años del histórico encuentro entre Gorbachov y el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, en Reikiavik (Islandia), que puso las bases para el inicio del proceso de desarme nuclear entre ambas potencias. EFE (I)

Publicidad