Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Putin no cree que Trump contrató prostitutas rusas, pero dice que son las mejores

(Alexei Nikolsky/Sputnik, Kremlin Pool Photo via AP)

Moscú, 17 ene (EFE).- El líder ruso, Vladímir Putin, rompió hoy una lanza en favor del presidente electo de EEUU, Donald Trump, al denunciar los intentos de deslegitimar su “convincente” victoria electoral a pocos días de la investidura.


Publicidad

“Da la impresión de que, tras haber ensayado en Kiev, están dispuestos a organizar un Maidán (revolución ucraniana) en Washington con tal de no dejar a Trump asumir el cargo”, dijo Putin en rueda de prensa.

En particular, Putin puso en duda que Trump hubiera mantenido encuentros con “prostitutas” en un hotel de Moscú, como denunció la prensa estadounidense, al tiempo que admitió que no conoce personalmente al próximo inquilino de la Casa Blanca.

Después de varias semanas sin aludir a Trump, Putin aprovechó la comparecencia junto al presidente moldavo, Ígor Dodon, para asegurar que en EEUU continúa “la agria lucha política”, pese a que las elecciones presidenciales terminaron “con la convincente victoria del señor Trump”.

“Bajo mi punto de vista, en el transcurso de esa lucha se han planteado varios objetivos, puede ser que más, pero algunos son evidentes. El primero de ellos es restar legitimidad al presidente electo de EEUU”, dijo Putin, enemigo acérrimo de la derrotada candidata demócrata Hillary Clinton.

Advirtió que esos intentos de deslegitimación están causando un gran daño a los intereses nacionales de EEUU, “lo quieran o no los que lo hacen”.

El líder ruso subrayó que el segundo objetivo es “atar de pies y manos al recién elegido presidente cuando intente cumplir las promesas que le hizo al pueblo norteamericano durante la campaña electoral tanto dentro del país como en la arena internacional”.

Recordó que cuando Trump vino a Moscú hace varios años, era un empresario, no un político, y destacó que en Moscú desconocían que albergaba “ambiciones políticas”.

“Era un simple empresario. Uno de los más ricos de EEUU. ¿Alguien cree que los servicios secretos (rusos) siguen a cada millonario norteamericano? Por supuesto que no. Eso es una completa tontería”, señaló.

En cuanto a su supuesto encuentro con “prostitutas”, Putin, amigo personal del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi -objeto de similares acusaciones- aseguró que Trump “es un hombre adulto y, además, una persona que durante muchos años ha organizado concursos de belleza”.

“Se relacionaba con las mujeres más bellas del mundo. Me cuesta mucho imaginar que él corriera a un hotel a reunirse con nuestras chicas de dudosa moral. Sin lugar a dudas, son las mejores del mundo, pero dudo que Trump cayera en eso”, destacó.

El jefe del Kremlin tachó la prostitución de “lamentable fenómeno social”, pero aseguró que la gente que encarga falsas acusaciones contra Trump y las utiliza en la lucha política “es peor que las prostitutas y no tiene ningún límite moral”.

Insistió en que ello testimonia “el considerable nivel de degradación de la elite política en Occidente, incluido Estados Unidos”.

“No conozco al señor Trump y nunca me he reunido con él. Tampoco sé lo que hará en la arena internacional, por lo que no tengo motivos para atacarle, criticarle por algo, ni defenderle por cualquier motivo”, subrayó.

Putin recurrió a la ironía al asegurar, en clara alusión al Nobel de la Paz concedido al presidente saliente, Barack Obama, al inicio de su mandato, que Rusia no se dirigirá “al Comité Nobel para que le concedan (a Trump) el Nobel por Matemáticas, Física o por cualquier otra cosa”.

A su vez, criticó a Obama por no saber marcharse, en alusión a la última andanada de sanciones contra el Kremlin y la expulsión de diplomáticos rusos de EEUU, aunque Putin declinó responder con contrasanciones para dar una oportunidad a Trump, quien ha expresado su deseo de llevarse bien con el líder ruso.

“Hay una categoría de personas que se van sin despedirse por respeto (…). Y hay otras que se están despidiendo eternamente, pero no acaban de irse. Miren a la Administración saliente. Yo creo que pertenece a la segunda categoría”, subrayó.

Y volvió a negar un supuesto ciberataque ruso durante la campaña electoral estadounidense, aunque recordó que los piratas informáticos no recogieron ni inventaron nada, sino que simplemente sacaron material a la luz.

Con todo, se manifestó “convencido” de que “al fin y al cabo” será posible restablecer “unas relaciones normales” tanto con EEUU como con los países europeos que permitan el desarrollo de la economía y garanticen la seguridad en el mundo. EFE